Japón no pedirá perdón por convertir a miles de mujeres en esclavas sexuales durante la II Guerra Mundial
Un manifestante surcoreano protesta por las declaraciones del Primer Ministro japonés. (REUTERS/YOU SUNG-HO) REUTERS/YOU SUNG-HO

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, afirmó hoy que Japón no pedirá disculpas por convertir a miles de mujeres en esclavas sexuales de sus soldados durante la II Guerra Mundial aunque el Congreso de EEUU apruebe una resolución de condena al respecto.

Abe dijo que el borrador presentado "no está basado en hechos"

Según la agencia japonesa Kyodo, Abe dijo que el borrador de resolución que varios parlamentarios estadounidenses han presentado ante el Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara Baja de EEUU "no está basado en hechos".

El primer ministro japonés agregó que incluso si el legislativo estadounidense aprobara esta resolución no va a pedir perdón.

Estas declaraciones llegan sólo un día después de que el Gobierno nipón tratara de rebajar la tensión respecto a este asunto con las declaraciones del asistente de Abe, Hiroshige Seko, en las que aseguraba que Japón sigue apoyando la declaración oficial de 1993 en la que el Gobierno japonés admitía la existencia de "esclavas sexuales" y pedía disculpas.

Raptadas y forzadas en burdeles militares

Testimonios de víctimas, historiadores y ex militares nipones aseguran que muchas mujeres de los países ocupados fueron raptadas y después forzadas en burdeles militares, hasta el final de la II Guerra Mundial (1939-45).

Varias organizaciones no gubernamentales calculan que hasta 200.000 mujeres, sobre todo coreanas y chinas, fueron utilizadas como "esclavas sexuales" por el Ejército Imperial japonés.

Una resolución presentada hace unos días ante el Congreso de EEUU exige una disculpa "inequívoca" del Gobierno nipón por una situación vivida por miles de mujeres de países ocupados por Japón entre 1931 y 1945.

Polémicas declaraciones

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, declaró el pasado jueves que "no hay pruebas" de que las mujeres extranjeras fuesen forzadas por los soldados nipones durante la II Guerra Mundial.

No hay pruebas de que fuese por la fuerza

Las palabras crearon malestar en Corea del Sur, uno de los países afectados.

El pasado día tres, el gobierno de Corea del Sur "lamentó" de forma enérgica el comentario, del que dijo que "encubre la verdad histórica" y "hace dudar de la sinceridad" de las disculpas reclamadas por el gobierno japonés por el pasado de ese país en la guerra.