Los padres de los 55 niños que acudían a la guardería privada 'El borreguito azul', que la Consejería de Educación cerró cautelarmente el jueves por maltrato a los menores, se constituirán en asociación para denunciar en bloque a la propietaria del negocio.

Además, en la reunión que mantendrán mañana, lunes, con el titular del departamento autonómico, Luis Peral, reivindicarán que la Comunidad de Madrid asuma la gestión pública de la escuela infantil en el mismo local donde funcionaba hasta ahora en régimen de alquiler, con el fin de permitir que los niños continúen su escolarización juntos, dijo la madre de uno de los menores afectados.

El cierre cautelar de la guardería privada, situada en el barrio de Las Rosas, en el distrito de San Blas de la capital, se adoptó cuando la Consejería de Educación tuvo en su poder unas imágenes, grabadas con cámara oculta por una redactora de Telecinco infiltrada, en las que se observa cómo se da de comer por la fuerza a los niños, se les chilla y se les hace ingerir sus propios vómitos.

Mientras, el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, acordó el pasado miércoles remitir a la Fiscalía de Menores el vídeo, al entender que los hechos pueden ser constitutivos de un delito de malos tratos.

Sin embargo, los padres de los alumnos de la escuela infantil se quejan de que se enteraron de los hechos sólo cuando la cadena emitió la grabación, la semana pasada, sin que ninguna de las dos administraciones les hubieran informado antes de los hechos pese a tener conocimiento de los mismos, a través del visionado de imágenes, desde diciembre.