Con sombrero rojo y de morado.
Marlies y Ellie brindan por el encuentro. ARCHIVO

"Cuando ya esté vieja, vestiré de morado con un sombrero rojo que ni haga juego, ni me quede bien, y gastaré dinero de mi jubilación en coñac y guantes de verano y sandalias de raso...". Un sombrero rojo y una copia de este poema, de la inglesa Jenny Joseph, titulado Warning (Advertencia), fue el regalo que Sue Ellen Cooper, una pintora de California, envió a finales de los 90 a una amiga que cumplía 50 años.

La idea gustó tanto que las mujeres de aquella pandilla recibieron el mismo presente. Quedaron un día y acudieron vestidas como la chica del poema: de púrpura y con sombrero rojo.

Hay miles en 26 países del mundo

Sue Ellen fue proclamada la reina madre. Así nació la Sociedad de los Sombreros Rojos (www.redhatsociety.com). Hoy son miles en 26 países del mundo. Fomentan la amistad, la diversión  y la plenitud de las mujeres.

20minutos queda con 60 de ellas en el Hotel América de Sevilla, donde se alojan estos días. Es su escapada anual. Son holandesas y van de rojo y púrpura. Es su marca cuando se juntan. En su país suelen quedar para ir al cine, al teatro, salir a caminar o jugar al golf.  

"Estamos orgullosas de ser mayores, de no querer escondernos detrás de las flores, como se dice en mi país, y de conocer a mujeres distintas", dice Osborne¿Su lema? ¡La vida empieza a los 50. Estamos vivas. Ahora es nuestro tiempo. "Estamos orgullosas de ser mayores, de no querer escondernos detrás de las flores, como se dice en mi país, y de conocer a mujeres distintas que jamás pensarías que se podrían cruzar en tu camino", explica Marlène Osborne, reina madre y fundadora hace ocho años del primer grupo de los sombreros rojos de Holanda.

En el grupo hay muchas jubiladas, casadas, solteras, viudas, con niños, nietos... El espejo del mundo, de todas las clases sociales.

"Nos ponemos un nombre especial"

Marlène nos atiende junto a Ellie (la princesa guisante), Anneke (Dona Mexicana) y Marlies (Condesa Ruhelia). "Nos ponemos un nombre especial. ¿Sabes que en España aún no hay sombreros rojos?", dice sonriendo.

Si alguien se anima y es menor de 50, también puede unirse al club, pero con sombrero rosa y de violeta. 


Consulta aquí más noticias de Sevilla.