Los dueños de perros de Getxo que no acostumbran a recoger los regalos que sus animales dejan en mitad de las calles ya pueden ir habituándose a no olvidar la bolsita cuando salgan de casa. Si hasta ahora es muy difícil multar a un dueño por este motivo, ya que sólo te multan si te pillan in fraganti y no lo recoges, en el futuro podría ser inevitable.

El Ayuntamiento de Getxo está estudiando la posibilidad de crear un banco de ADN que registre a todos los perros, unos 5.500, censados en el municipio. Con este sistema, la Policía Local podría tomar muestras de las cacas que se hayan dejado abandonadas y contrastarlas con el registro para identificar al perro en cuestión y así, a su dueño.

Este sistema ya funciona con éxito en Alemania y también lo están estudiando en Barcelona. «Sería infalible para acabar con las cacas; nadie podría escaparse de la sanción», explicó a 20 minutos Fernando Burzako, concejal de Medio Ambiente del municipio.

La Policía Local de Getxo lleva a cabo cada tres meses rondas específicas de patrullas que recorren las calles del municipio en busca de infracciones. En las rondas de 2006, se controlaron 181 animales, de los que 122 iban correctamente y 59 cometían alguna infracción. De ellos, 38 iban sueltos y 25 sin el chip obligatorio.

A lo largo de todo el año, la Policía local abrió otros 134 expedientes, la mayoría por llevar el perro suelto. La multa mínima por incurrir en una infracción es de 300 euros.

Pocos canes desconocidos

En Getxo cada vez más perros llevan el chip de identificación, como establece la normativa. El 81,46% de los abandonados o perdidos recogidos por el Servicio Municipal de Animales Domésticos en 2006 lo llevaba, en comparación al 80,82% de 2005.