Tanto el agresor, como su cuñada, fueron detenidos.

El suceso se produjo sobre las 5.30 horas de la madrugada de ayer en el exterior de un bar situado en la calle Fray Juan, en el barrio bilbaíno de Zorroza.

Tras mantener una discusión, el agresor, de 21 años, clavó a su víctima, de 23, un puñal  en el pecho, y huyó a refugiarse a un bar próximo. Un testigo avisó a la Ertzaintza. Los agentes localizaron al presunto atacante en el interior del bar. Aún tenía restos de sangre en la ropa. El arma, sin embargo, se la había entregado poco antes a su cuñada, quien la escondió detrás de la máquina tragaperras del local, donde fue encontrada por los agentes. Por ello, los ertzainas detuvieron al joven, acusado del delito de homicidio, y a la mujer, como encubridora.

La víctima, a pesar de que  fue asistida por personal sanitario, murió en el mismo lugar del ataque.