El juzgado ha anulado –y ha ordenado repetir– las entrevistas personales que se hicieron en las oposiciones para cubrir las 162 plazas del Servicio Municipal de Limpieza. El juez considera que se infringieron las bases de la oposición y que las preguntas no servían para valorar a los opositores. Es la segunda sentencia a favor de CGT, ya que a finales de 2006 el juzgado dio la razón a una decena de opositores representados por este sindicato. En aquella ocasión, la resolución se ceñía exclusivamente a los diez recurrentes. Sin embargo, este segundo fallo afecta a todos los opositores que llegaron a la entrevista, unas  2.000 personas. El Ayuntamiento puede recurrir ante el TSJ de Castilla y León.