La Delegación de Innovación elabora inventarios para detectar dónde se consume más y cómo puede reducirse la factura. Incluso hace una lista de los semáforos para revisar todos los puntos de luz existentes.

Tras el diagnóstico, se elabora un plan específico para cada municipio que sirve de guía para aprovechar convenientemente las horas de luz. Con ello, Innovación pretende alcanzar un ahorro de hasta un 10%, lo que amortiza el gasto del plan en un plazo de 12 meses.