La O y el muelle de las Delicias ya están listos para el paseo
Así han quedado estas dos zonas del río, recuperadas para el disfrute del público (Aníbal González).
El proyecto de remodelación de las riberas del Guadalquivir empieza a ser una realidad. De hecho, ya se han rehabilitado y recuperado dos tramos. A la derecha, ya está remodelado el paseo de la O, entre el puente de Triana y el del Cachorro. Y a la izquierda, el Muelle de las Delicias, entre el puente de Los Remedios y el móvil, antiguo puente de Alfonso XIII.

Muchos vecinos de Triana han dicho adiós a las zanjas, vallas y polvo que han tenido que soportar durante el año y medio que han durado las obras.

A pesar de la tardanza, los que por allí transitan dicen estar encantados con el nuevo paseo, que por fin se ha convertido en un espacio tranquilo. Coinciden en el buen resultado de los trabajos. «Ya está mucho mejor y más bonito. Antes estaba fatal», explican Laura Tobío y María Alés, vecinas del barrio. Esta zona trianera estrena bancos de madera, modernas farolas, aparcamientos para bicicletas y hasta puestos de pescadores en la misma ribera del Guadalquivir. «Siempre es bueno que se mejoren zonas de este tipo», afirma Andrés Flores, que frecuenta el paseo. La zona, lejos del bullicio y en una zona histórica de la ciudad, se presta ahora al uso y disfrute de los sevillanos y de los que nos visitan. Pese a que aplauden el adecentamiento, los residentes piden que se prohíba aparcar coches en los nuevos adoquines del paseo, mantengan decente este nuevo espacio de la ciudad, limpien el río y pongan en marcha medidas para acabar con el vandalismo juvenil de la zona.

Las Delicias

Aunque aún no se ha abierto al público, las obras para reformar y dotar de infraestructuras al Muelle de las Delicias ya han finalizado. Han costado 4,5 millones de euros y el objetivo ha sido integrar el puerto en la ciudad. Ya está listo el centro de atención crucerista, el nuevo aparcamiento subterráneo para 350 vehículos y los nuevos jardines, donde se han plantado hasta 1.500 especies vegetales.

La reurbanización de la zona contempla también dos locales comerciales, dos restaurantes, dos quioscos y 2.400 m2 para uso público y social. El proyecto estrella será el acuario, aún en construcción y que se inaugurará durante este año.