Imagine que su pareja pierde el teléfono y sus imágenes empiezan a ser difundidas entre los jóvenes de su localidad. Ha ocurrido en Los Alcores. Allí, la Guardia Civil ha detenido a un menor de 15 años como presunto autor de un delito contra la intimidad y el derecho a la propia imagen e imputación de una falta de apropiación indebida.

Los agentes lo localizaron gracias a la denuncia interpuesta por la persona que extravió el teléfono. El menor, que fue llamado a declarar en compañía de sus padres, manifestó que al manipular la memoria del móvil para encontrar al dueño «vio que había fotografías íntimas de una mujer que él conocía y decidió pasarlas a unos amigos».