El CSN estudiará la solicitud de reapertura de Garoña si el titular lo pide y será una decisión colegiada

Reclama presupuesto y empleo público en el organismo para que los técnicos senior transfieran su conocimiento a su relevo generacional

El presidente del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Fernando Martí, ha precisado en el Congreso que en la actualidad la central nuclear de Santa María de Garoña está parada pero que, si en base a los cambios normativos aprobados por el Gobierno, su titular, Nuclenor, solicita la renovación de su licencia, el pleno del Consejo "hará lo que tenga que hacer", al tiempo que ha recordado que sus decisiones son colegiadas y tomadas por "pleno acuerdo".

Durante la comparecencia del presidente del CSN ante el Congreso de los Diputados para analizar las actividades del regulador atómico en 2012, Martí Scharfhausen se ha referido también a los recientes ceses de la jefa de proyecto de Garoña y del inspector en esa planta, que han sido cuestionados por los grupos parlamentarios de la Comisión de Industria, Energía y Turismo.

A este respecto, Martí ha señalado que aunque la responsabilidad última de estos relevos es suya, ha sido el pleno del Consejo el que ha adoptado por acuerdo esta decisión. En el caso del inspector, según ha precisado, se ha debido a un "ascenso merecido" mientras que en el caso de la jefa de proyecto ha apuntado que llevaba 15 años en el puesto cuando los relevos en este cargo se producen, normalmente, cada diez.

Además, ha añadido que éstos no han sido ni serán los únicos cambios de personal que se producen en el regulador porque éste se encuentra en un proceso de "relevo generacional" de personal, cuya edad media es de 51 años de edad, por lo que el objetivo es lograr que los recursos humanos de la casas se renueven de forma que se valore el conocimiento de los técnicos senior.

Por ello, ha celebrado que el CSN forme parte del grupo de sectores excluidos de la tasa de reposición cero en la Ley de Presupuestos generales del Estado porque podía empezar a ser preocupante la falta de personal a corto y medio plazo, al tiempo que ha agradecido el apoyo de la comisión para lograr dicha exclusión.

"La plantilla está envejeciendo. Se trata de gestionar el conocimiento que tenga el personal de 55 o 60 años para que pase a los técnicos más jóvenes", ha manifestado Martí, que ha apuntado que esta situación no es única en España puesto el resto de países con centrales está en el mismo momento, ya que la mayoría comenzaron a operar en los años 70 u 80. De este modo, ha vaticinado que en 2020 habrá un cambio generacional del personal del CSN y del resto de reguladores.

Martí ha elogiado la labor de los miembros del anterior pleno del regulador atómico y ha precisado que en 2012, año objeto de análisis en la comisión, se realizaron 158 inspecciones en los ocho reactores en funcionamiento; 69 inspecciones a transportes de materiales; 1.790 inspecciones a instalaciones radiactivas. Además, se abrieron dos expedientes sancionadores a los titulares de las centrales nucleares de Almaraz y Trillo y se aprobaron cuatro apercibimientos, tres de ellos a la central de Cofrentes y uno a Ascó.

Centrales catalanas

En todo caso, en respuesta al senador de CiU Jordi Jané sobre la evolución de las plantas atómicas catalanas, Martí Scharfhausen ha subrayado la "evolución muy positiva" de estas plantas que registraron un menor número de sucesos notificados.

"Son unas centrales que tuvieron un cambio no deseado que hizo a la propiedad acometer un relevo generacional y esto ha provocado un cambio de la cultura interna de seguridad que ha ido un éxito", ha apostillado.

En cuanto a los requerimientos técnicos a raíz de las pruebas de resistencia practicadas al parque nuclear español y europeo tras el accidente de Fukushima Daiichi (Japón), ha manifestado que la valoración a nivel europeo de las plantas españolas ha sido "muy positivos" y que de hecho ha habido "algún país cercano" cuyas centrales salieron peor puntuadas que estas.

Respecto a las fechas de implantación, también en respuesta al diputado Jordi Jané, ha manifestado que España fue "más ambiciosa" que otros países y ha añadido que se están analizando todos los requerimientos de Fukushima para implantarlos en plazo.

En todo caso, ha indicado que el CSN está a la espera de que el grupo de reguladores WNRA está pendiente de fijar una serie de requerimientos de seguridad en junio. Finalmente, ha manifestado a la diputada de Izquierda Plural, Laia Ortiz, ha explicado que se ha duplicado la exigencia en los márgenes de seguridad ante terremotos.

Con carácter general, los grupos parlamentarios han reclamado mayor transparencia informativa al Consejo de Seguridad Nuclear, una mejora propuesta en el comité asesor de participación pública del organismo, a lo que Martí se ha comprometido a través de mejoras en la página de Internet. También han pedido un mayor número de comparecencias y comunicación con el Parlamento, órgano ante el que se ha sentido "encantado de responder" el responsable del regulador atómico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento