Los menores utilizaban, en algunos casos, la violencia y un arma blanca. Las víctimas eran principalmente otros menores, a los que les robaban el teléfono móvil, material escolar o deportivo y dinero. La investigación se inició por las sospechas de la madre del amigo del hijo del detenido.