Numerosos vehículos blindados de la policía turca rodearon el barrio de Estambul donde se había congregado el cortejo fúnebre de Berkin Elvan, el adolescente de 15 años fallecido este martes tras nueve meses en coma, y los agentes cargaron contra los miles de participantes en la marcha.

Víctima de un supuesto disparo policial durante las protestas de junio

La carga policial, con cañones de agua a presión y gases lacrimógenos, y que pudo verse en imágenes de la cadena Halk TV en directo, se produjo poco después del entierro de Elvan, víctima de un supuesto disparo policial durante las protestas del pasado mes de junio.

Según relataron testigos, la policía turca cargó con gran dureza contra las decenas de miles de personas congregadas en el barrio de Osmanbey, atrapados entre numerosos dispositivos policiales.

"Hemos enviado a Berkin a la eternidad. Mi Berkin se ha ido, pero ahora tengo a millones de Berkin", declaró ante la multitud el padre del joven, quien se ha convertido en todo un símbolo de la resistencia contra el Gobierno islamistas de Turquía. El 16 de junio de 2013 un bote de gas golpeó la cabeza de Berkin cuando salía de su casa para comprar una barra de pan. Después de pasar nueve meses en coma, el joven pesaba al morir solo 16 kilos, frente a los 46 kilos que tenía antes del incidente.

Nueva huelga

A solo dos semanas que unas cruciales elecciones municipales, la muerte del joven le ha devuelto fuerza a las manifestaciones contra Recep Tayyip Erdogan, el primer ministro turco y líder del gobernante Partido de la Justicia y del Desarrollo (AKP). Universidades y colegios proclamaron para este miércoles una huelga y miles de personas se concentraron en las plazas céntricas de muchas ciudades turcas. Coreando eslóganes como 'Berkin Elvan no ha muerto', 'Berkin Elvan es nuestro orgullo' o 'El asesino de Berkin es el AKP', informaron emisoras de noticias como CNNTürk y NTV.