Comisión de Aguas de Doñana aplaza valorar proyecto de márgenes de dragado hasta tener asesoramiento científico

Las Comisiones de Agua y de Biodiversidad del Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana han consensuado este miércoles aplazar su valoración sobre el proyecto para la protección de las márgenes del río Guadalquivir elaborado por la Autoridad Portuaria de Sevilla de modo complementario, y según los condicionantes incluidos en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), al dragado de profundización que promueve el propio Puerto sevillano, hasta contar con asesoramiento científico y técnico, al no tener actualmente información suficiente.
Río Guadalquivir a su paso por Sevilla
Río Guadalquivir a su paso por Sevilla
EUROPA PRESS

Las Comisiones de Agua y de Biodiversidad del Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana han consensuado este miércoles aplazar su valoración sobre el proyecto para la protección de las márgenes del río Guadalquivir elaborado por la Autoridad Portuaria de Sevilla de modo complementario, y según los condicionantes incluidos en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), al dragado de profundización que promueve el propio Puerto sevillano, hasta contar con asesoramiento científico y técnico, al no tener actualmente información suficiente.

El coordinador de la Oficina Técnica de WWF en Doñana, Juan José Carmona, ha subrayado a Europa Press que en el seno de la comisión han planteado el coste que este proyecto —que comprende una inversión de 4,2 millones para instalar tubos de geotextil, en un margen de unos 22 kilómetros y con hasta dos metros de diámetro, para dragar el fondo y rellenar con sedimentos, revegetando con especies del lugar, para evitar así los efectos del oleaje y la erosión— tendría para la ciudadanía, "sin que nos hayan logrado contestar".

El colectivo conservacionista se reafirma en su convicción de que "no solo se deben proteger las márgenes de Doñana, sino de todos los ríos", y ha subrayado que nadie se ha posicionado abiertamente a favor del dragado y sí se han expresado "dudas". WWF, por su parte, considera que se debe informar "negativamente" porque "a nivel de procedimiento se han saltado la propia DIA".

"Nos ha quedado claro que esto no va a salir adelante", ha resumido Carmona, que ha dado cuenta del acuerdo de la comisión para pedir a expertos científicos de la Estación Biológica de Doñana y a los investigadores Miguel Ángel Losada y Javier Ruiz que asesoren sobre el mismo. Estos últimos, grandes conocedores del cauce fluvial, son los responsables de la coordinaron del estudio 'Propuesta metodológica para diagnosticar y pronosticar las consecuencias de las actuaciones humanas en el estuario del Guadalquivir'.

Estas visiones técnicas servirán para que el grupo de trabajo pueda emitir su informe, según ha precisado a Europa Press el portavoz de Ecologistas en Acción en el Consejo de Participación de Doñana, Juan Romero, para el que "no vamos a hacer viable un proyecto que no pase por una recuperación integral del estuario".

"Vienen ahora con una idea que busca simple y exclusivamente hacer viable un proyecto económico que no beneficia en nada a Doñana", ha lamentado, agregando, con todo, que la asociación no se posiciona en contra de los dragados de mantenimiento, y sí del de profundización.

Agricultores inciden en su oposición al proyecto

Por su parte, la organización agraria UPA-A ha reiterado en una nota su oposición al dragado porque pone "en peligro el futuro" del cultivo del arroz, al no garantizar "la preservación del estuario ni de la agricultura de ambas márgenes del río".

De sacar adelante este proyecto, el perjuicio para los arroceros de Isla Mayor, Puebla del Río, Aznalcázar y Coria sería "brutal" y "haría peligrar las más de 35.000 hectáreas cultivadas, con una producción media de 320.000 toneladas, así como los más de 5.000 puestos de trabajo directos e indirectos generados en la zona".

UPA-A ha insistido en que se está "disfrazando" una iniciativa de restauración que pretende agravar el "desequilibrio" desde el punto de vista de la sostenibilidad que el estuario del Guadalquivir ha sufrido por distintas actuaciones bajo el supuesto de limpieza o mantenimiento. Asimismo, han vuelto a exigir la ejecución del plan de modernización de regadío para garantizar la viabilidad de la agricultura y reducir el consumo de agua de riego.

Serrano reclama cumplir "estrictamente" la dia

Respecto a este último punto, por parte de la Junta de Andalucía, la consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, María Jesús Serrano, ha vuelto a insistir en que la Junta no autorizará la intervención si no se cumplen "estrictamente" los condicionantes de la DIA.

Esta aseveración implica una negativa tácita a la posibilidad de que la iniciativa se acometa sin terminar con anterioridad el proyecto de modernización del regadío del arroz que promueve la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), y que pasa por que los arroceros lleven a cabo esta labor a través del Canal del Bajo Guadalquivir, lo que supondría que este sector no se viera afectado por el dragado.

Al acuerdo de pedir el dictamen científico, según ha explicado en un comunicado la Consejería, se ha llegado tras un "intenso" debate sobre el contenido del informe, en una reunión conjunta de sendas comisiones, celebrada en Almonte (Huelva), y en la que miembros de la Autoridad Portuaria han presentado dicho proyecto.

Los órganos dependientes del Consejo de Participación de Doñana se reunirán próximamente para que sus integrantes conozcan el análisis de estos expertos con el objetivo de dar seguridad a la toma de decisiones con respecto al proyecto de márgenes. Posteriormente la propuesta se elevará al Pleno del Consejo y, finalmente, a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento