Ahmadineyad hizo esta declaración en Teherán tras concluir una visita al rico e influyente reino wahabí.