Un despilfarro fácilmente evitable con ciertos cambios de hábitos. Así lo recuerda el Instituto Enerxético de Galicia (Inega) con motivo de la celebración hoy del Día Mundial de la Eficiencia Energética. Desde este organismo se subraya que el 25% del consumo final de energía en Galicia depende de las familias y que éstas cada año aumentan un 5% su uso. Unión Fenosa afirma que en la última década creció un 60% el consumo de los hogares. Para reducirlo el Inega propone usar lámparas de bajo consumo y lavar en frío, entre otras acciones.