El 22,6% de las mujeres que trabajaban en la industria asturiana perdió su empleo desde el inicio de la crisis

El 22,6 por ciento de las mujeres que trabajaban en la industria asturiana perdió su empleo desde el inicio de la crisis. Así, entre 2008 y la actualidad, se han perdido un total de 2.800 ocupadas, hasta situarse en 9.500 las mujeres empleadas en el sector en 2013.
Intalaciones de ArcelorMittal.
Intalaciones de ArcelorMittal.
EUROPA PRESS

El 22,6 por ciento de las mujeres que trabajaban en la industria asturiana perdió su empleo desde el inicio de la crisis. Así, entre 2008 y la actualidad, se han perdido un total de 2.800 ocupadas, hasta situarse en 9.500 las mujeres empleadas en el sector en 2013.

De este modo, sólo el 18% de las personas ocupadas en la industria en el Principado son mujeres. "Las mujeres desempeñan trabajos más precarios, en un sector tradicionalmente masculinizado, y sus ingresos son inferiores en un 33,7% a los de los hombres", según recoge un estudio que acaba de elaborar CCOO como anexo al informe sobre las mujeres en el mercado laboral.

"Se trata de un sector claramente masculinizado", explica Mapy Artidiello, secretaria de la Mujer de CCOO Asturias en nota de prensa, apuntando que "esta segregación horizontal se verifica en prácticamente todas las ramas de actividad industriales; sólo la industria del textil, cuero y confección está relativamente feminizada: el 52% de sus trabajadores son mujeres, aunque apenas da empleo a 1.000 asturianas".

Así, señala que el grueso del empleo femenino en la industria se concentra en la industria alimentaria, con algo más de 3.000 ocupadas. Aproximadamente cuatro de cada diez trabajadores de esta rama son mujeres (el 39%). Le sigue en importancia, en cuanto a número de empleos, la rama metalmecánica, con unas 2.800 ocupadas, aunque sólo un 12% de los trabajadores de esta rama son mujeres.

Además, el 25% de las trabajadoras del sector realiza tareas contables y administrativas, frente a sólo un 5% de los trabajadores varones.

De hecho, las mujeres son mayoría (el 57%) entre los trabajadores que desempeñan estas funciones dentro de la industria asturiana, mientras que apenas son un 3% de los soldadores, chapistas y montadores de estructuras metálicas; un 13% de los operadores de maquinaria; o un 11% entre los técnicos de las ciencias y de las ingenierías.

En cuanto a los salarios, los trabajadores varones de la industria tienen unos ingresos medios de 26.827,82 euros brutos, lo que supone un 33,7% más que los ingresos de las trabajadoras del sector, que se sitúan en 20.067,32 euros.

La secretaria de la Mujer de CCOO de Asturias considera que "la diferenciación en la elección del itinerario educativo entre chicos y chicas, que reproduce roles tradicionales, así como la persistencia de creencias y estereotipos de género entre quienes contratan están detrás de estas diferencias de género en el empleo industrial".

Mapy Artidiello sostiene que "si a la segregación horizontal y vertical en el empleo le sumamos las diferencias en cuanto a tiempo de trabajo, ya que entre las mujeres hay más temporalidad, más parcialidad y menos horas extraordinarias, y el menor acceso de las mujeres a complementos salariales, de antigüedad, peligrosidad o turnicidad, quedan explicadas buena parte de las diferencias retributivas entre unas y otros".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento