Muchas incógnitas una semana después de la desaparición del avión de Malaysia Airlines

De izda a dcha y arriba a abajo (ver ampliación): imagen que podría ser parte del avión en el mar; un avión idéntico al desaparecido; pilotos encargados de la búsquea del avión; mancha de aceite de entre 15 y 20 kilómetros vista en el mar que podría pertenecer al avión.
De izda a dcha y arriba a abajo (ver ampliación): imagen que podría ser parte del avión en el mar; un avión idéntico al desaparecido; pilotos encargados de la búsquea del avión; mancha de aceite de entre 15 y 20 kilómetros vista en el mar que podría pertenecer al avión.
AGENCIAS

Ha pasado una semana de la desaparición de un avión de Malaysia Airlines que volaba entre Kuala Lumpur y Pekín con 239 personas a bordo, y las incógnitas sobre qué pudo pasar siguen aumentando. Aunque las autoridades vietnamitas señalaron desde un primer momento que se trataba de un accidente, las investigaciones apuntan a otras hipótesis: desde un secuestro o sabotaje hasta incluso la posibilidad de que se tratara de un atentado.

En tierra, los familiares de los desaparecidos llevan días denunciando desinformación por parte de la aerolínea y viven con angustia cada instante en el que siguen sin saber nada de sus seres queridos que viajaban en ese avión. Mientras, numerosos equipos de búsqueda y rescate de Australia, China, Estados Unidos, Filipinas, Indonesia, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur, Tailandia y Vietnam siguen buscando los posibles restos del aparato en aguas del Golfo de Tailandia, al sur del litoral de Vietnam.

¿Dónde desapareció el avión?

La respuesta a esta pregunta sigue siendo una incógnita, una semana después. Si bien al principio se creía que la aeronave, que realizaba la ruta Kuala Lumpur-Pekín, desapareció en el mar de China Meridional, posteriormente se amplió el área de búsqueda hacia el Estrecho de Malaca, entre Indonesia y Malasia. Cuatro días después de su desaparición, la zona de búsqueda volvió a ser ampliada a una franja más grande del Golfo de Tailandia y el Mar del Sur de China.

Sin embargo, las últimas investigaciones apuntan a que el avión pudo estar volando durante cinco horas tras haber perdido la conexión con el radar. Esto ha dado un vuelco a la búsqueda, hasta ahora centrada en la zona próxima a Malasia, y que se centra en dos nuevos puntos posibles: el corredor del sur —habría sobrevolado Indonesia y el océano Índico— o el corredor del norte —habría pasado por Tailandia, Kazajistán y Turkmenistán, entre otros—. La teoría de la ruta del sur cobra fuerza para las autoridades malasias e indias, puesto que de haber sobrevolado la zona norte habría tenido que pasar por encima de demasiados territorios sin ser detectado, lo que habría sido más difícil.

¿Accidente o atentado?

Las autoridades malasias se niegan a hablar de accidente, cosa que sí han hecho las vietnamitas, que desde un primer momento dijeron que el avión se había estrellado en aguas limítrofes con Vietnam, cerca de la isla de Tho Chu.

Sin embargo, las autoridades malasias no han descartado todavía ninguna hipótesis sobre la desaparición del avión, incluyendo un atentado terrorista, aunque esta teoría ha ido perdiendo fuerza con los días. EE UU restó desde un principio importancia a esta hipótesis: "Cuanta más información tenemos, más nos lleva a pensar que no se trata de un atentado terrorista", aseguró el pasado martes el secretario general de Interpol, Ronald K. Noble.

Por su parte, la aerolínea sólo confirmó tras el suceso que se había perdido el contacto con el avión y un día después de su desaparición dijo a los familiares de los desaparecidos que se prepararan "para lo peor".

¿Hubo o no una explosión?

Las primeras investigaciones sobre la desaparición del avión de Malaysia Airlines centraban en la posibilidad de que el aparato se hubiera podido desintegrar en pleno vuelo, según informaron fuentes relacionadas con las pesquisas que se desarrollan en Malasia. "El hecho de que hasta el momento hayamos sido incapaces de hallar resto alguno parece indicar que es probable que el avión se haya desintegrado a una altura de 35.000 pies", apuntó una fuente de la investigación bajo el anonimato.

En el caso de que el avión se hubiera estrellado intacto contra el mar, los equipos de búsqueda habrían encontrado "un patrón concentrado de restos en el agua", añadió la misma fuente. Aunque esta versión alimentaría la hipótesis del atentado terrorista, la desintegración en pleno vuelo no sólo puede ocurrir por la explosión de una bomba, sino que también puede deberse a un problema mecánico del aparato.

El Pentágono, por su parte, ha echado por tierra esta teoría de la "desintegración" al decir que no ha detectado indicios de explosión en la zona que sobrevolaba el vuelo de Malaysia Airlines desaparecido tras revisar un sistema de vigilancia mundial que registra flashes de luz alrededor del planeta.

Último contacto y un giro no comunicado

El vuelo partió del aeropuerto internacional de Kuala Lumpur a las 00.41 del sábado, hora local, y estaba previsto que aterrizara a las 6.30 horas en Pekín (las 23.30 h. del viernes en el horario peninsular español). Los controladores aéreos perdieron contacto a las 1.30 h, apenas una hora después del despegue.

El giro de 180 grados que pudo dar el avión es otra de las incógnitas que busca aclarar la investigación. Los radares que rastreaban la señal del avión desaparecido apuntan que la aeronave podría haber tratado de dar la vuelta cuando se dirigía de Kuala Lumpur a Pekín, según ha señalado el Ejército de Malasia. "Lo que hemos hecho es realmente mirar el registro del radar que ha tenido (el vuelo MH370) y nos hemos dado cuenta de que existe la posibilidad de que el avión se diera la vuelta", ha explicado el comandante jefe de las Fuerzas Aéreas malasias, Rodzali Daud.

"Estamos intentando encontrar un sentido (a la maniobra) que hemos podido corroborar en los radares (...) No obstante, no hubo ninguna señal o llamada de emergencia del piloto, lo que nos tiene igualmente intrigados", indicó Rodzali. Esto ha provocado que las operaciones de rastreo se hayan ampliado de una zona de 20 millas náuticas a una de 50 millas náuticas.

Una semana después de su desaparición, el primer ministro de Malasia ha confirmado que, efectivamente, el avión cambió de rumbo y voló durante cinco horas hacia el oeste. Según el Gobierno malasio, alguien desconectó los sistemas de comunicación del aparato y después condujo el avión hacia el oeste, de ahí que se baraje Kazajistán o Turmekistán. También han asegurado que el Boeing tenía carburante para 7 horas y media de vuelo.

¿Cómo se localiza un avión?

Según explica a 20minutos.es Sergio López, del  Colegio de Ingenieros Aeronáuticos de España, hay dos formas de localizar un avión. En primer lugar tienen un dispositivo que se llama 'transponder' que emite una señal captada por los radares. Esta señal envía la información de la matrícula y determina su posición, altitud y velocidad para que aparezca en la pantalla del controlador. Es grabada, por lo que siempre se puede ver cuándo fue la última vez que emitió la señal y dónde estaba.

Además, hay una baliza que en el momento que detecta una aceleración o toca agua, dispara una señal de emergencia. "El problema es que si el avión cae al agua la baliza se hunde. Después de unas horas, cuando agota la batería, no sabes cuánto tiempo ha pasado desde esa emisión hasta dónde están los restos".

Pese a estas dos formas de localizar un avión, a veces es complicado encontrar los restos pues se tiene una zona localizada pero se necesita tiempo. Sin embargo, los especialistas no consideran que sea necesaria mejor tecnología, ya que esta "funciona".

¿Por qué daban señal los móviles de los pasajeros?

Es otra de las incógnitas aún por resolver. Algunos familiares aseguraron que los móviles de sus seres queridos daban señal muchas horas después de que el avión se perdiera e incluso los vieron "conectados" a un servicio chino de mensajería instantánea llamado QQ, que indicaba que los aparatos estaban en línea. Sin embargo, aunque los móviles daban señal, ninguno fue descolgado.

Los familiares aseguran haber intentado llamar en varias ocasiones el domingo y el lunes (hasta dos días después de desaparecer el avión) y denuncian que dieron aviso a los funcionarios de la aerolínea y a la policía de que los móviles seguían encendidos, sin que les hicieran caso.

También un funcionario de Malaysia Airlines, Hugh Dunleavy, dijo a las familias que la empresa había tratado de llamar a los teléfonos móviles de los miembros de la tripulación y que también habían sonado.

Expertos ingenieros, en declaraciones a 20minutos.es, aseguran que esto solo es posible si esos pasajeros se olvidaron el móvil en algún sitio o el avión ha aterrizado.

Dos pasaportes robados

En el avión viajaban 227 pasajeros (chinos en su mayoría, aunque también malasios, indonesios, australianos y estadounidenses) y 12 miembros de la tripulación. Las autoridades malasias están investigando las identidades de cuatro pasajeros, dos de los cuales viajaron con pasaportes robados, según confirmó la Interpol.

Se trata de dos pasaportes robados en Tailandia en los años 2013 y 2012 pertenecen al italiano Luigi Maraldi y el austríaco Christian Kozel, y ninguno de los dos se encontraba en Malasia en el momento de la desaparición.

La Interpol reveló la identidad de los dos pasajeros que embarcaron con estos pasaportes, un dato con el que pretenden obtener más información para "determinar si se trataba o no de un atentado terrorista".

La Interpol criticó el domingo pasado las anomalías en los controles nacionales de pasaportes al asegurar que ningún gobierno verificó su banco de datos, que contenía información con la que se habría detectado el uso de dos pasaportes robados para abordar el avión desaparecido de Malaysia Airlines.

Al caso de los dos pasaportes robados se suma la confirmación por parte de las autoridades de Pekín de que otra persona que viajaba en el avión llevaba el pasaporte de un ciudadano chino que tampoco iba a bordo.

La identidad de los pasajeros con pasaporte robado

Según han confirmado tanto Interpol como la Policía de Malasia, los pasajeros que viajaban con pasaporte robadoson Pouria Nour Mohammadi, de 18 años, y Delavar Seyed Mohammad Reza, de 29. Los dos iraníes habían llegado el 28 de febrero a Kuala Lumpur desde Doha (Catar) utilizando pasaportes válidos.

Los billetes de los dos pasajeros con pasaportes falsos fueron comprados a la vez, como indica su número de serie, el pasado día 6 —menos de 48 horas antes del vuelo— en dos agencias de viajes de la localidad turística de Pattaya, a unos 100 kilómetros al este de Bangkok, según la Oficina Nacional de Noticias de Tailandia. El encargo de esos billetes lo realizó desde Irán otro ciudadano iraní bajo el nombre de Kazem Ali.

Según fuentes de la policía tailandesa citadas por CNN, Ali explicó que reservó los pasajes (sólo de ida) para dos amigosque deseaban regresar a Europa. Al darse a conocer estos detalles, el jefe de la policía malasia, Khalid Abu Bakar, descartó en rueda de prensa que formaran parte de una célula terrorista. Según el rastro de la compra de los billetes, sus itinerarios continuaban después de Pekín hasta Amsterdam. Una vez allí, sus destinos se separaban: mientras uno seguía viajando hasta Copenhague (Dinamarca) el destino del segundo era Frankfurt, Alemania.

Las incógnitas que quedan por esclarecer en este punto son si el robo de los pasaportes guarda alguna relación con la desaparición del avión, y por qué los robaron si ya contaban con documentación en regla.

Sospechan de la tripulación y de todos los pasajeros

Las autoridades malasias y la inteligencia estadounidense ya no descarta a nadie. ¿Había algún pasajero con experiencia o conocimientos de aviación? Ésta es una de las preguntas que intenta responder la policía malasia, que ha cercado su investigación en los que viajaban en el avión. Las viviendas de los pilotos han sido registradas y la investigación incluye detalles que van desde los perfiles psicológicos como las tendencias políticas y religiosas, aficiones y patrones de comportamiento.

Para EE UU, tanto el piloto como el copiloto son de algún modo responsables de la desaparición del aparato.

¿Son fragmentos del Boeing los restos hallados en el mar?

Por ahora, ninguna de las autoridades implicadas en la búsqueda de la aeronave ha confirmado que los restos hallados guarden relación con el avión desaparecido. El ministro malasio de Defensa, Hishammuddin Hussein, fue el primero en informar de la presencia de manchas de aceite de hasta 15 kilómetros de largo en el mar entre Malasia y Vietnam, aunque no confirmó que fuesen del Boeing.

Poco después, el ministerio de Información de Vietnam informó de que se había avistado en aguas del golfo de Tailandia unos restos que podrían pertenecer al avión de Malaysia Airlines. Las piezas, que parecían un fragmento de cola y una puerta interior de un avión, se encontraban a unos 93 kilómetros al sur de la isla de Tho Chu, en la misma área donde suponían que podría haberse estrellado el aparato si es que no cambió de rumbo, como también se está investigando.

El director general del departamento de Aviación Civil, Azharuddin Abdul Rahman, desmintió el lunes que se hubieran encontrado restos del aparato, desmontando así la teoría de que lo avistado por las autoridades vietnamitas fueran partes del Boeing estrellado en el mar.

También el equipo estadounidense aseguró el pasado domingo que otro objeto flotante que había avistado un avión de Singapur no estaba relacionado con el avión de Malaysia Airlines.

Autoridades, aerolínea... desinformación a familiares

La falta de información por parte de la aerolínea ha sumido a los familiares de los desaparecidos en una situación de incertidumbre e indignación sumada a la ya angustiosa situación de saber que sus seres queridos están desaparecidos desde hace días.

Más de 100 personas firmaron una petición en la que demandan "veracidad" por parte de Malaysia Airlines, y también urgieron al gobierno de Pekín a ayudarlos a negociar con las autoridades malasias. Por su parte, las autoridades chinas no se han pronunciado al respecto, si bien han ordenado emplear "todos los esfuerzos" en el dispositivo de respuesta a la emergencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento