La adicción a las drogas podría tener una base genética, según un estudio

  • Un estudio de la Universidad de Cambridge realizado con ratas demuestra que determinadas estructuras cerebrales hacen a esos animales más proclives al consumo de drogas.
  • Los animales más impulsivas tenían menos receptores de dopamina.
  • Los científicos quieren ahora identificar el gen o genes que causa ese déficit.
  • A pesar de los resultados, aseguran que el consumo de drogas no se debe exclusivamente a una sola razón.
Un estudiante se fuma un porro en la Universidad Autónoma de Madrid, con motivo del día de San Canuto.
Un estudiante se fuma un porro en la Universidad Autónoma de Madrid, con motivo del día de San Canuto.
ARCHIVO
Las diferencias físicas del cerebro podrían explicar la
predilección de algunas personas por las drogas, según científicos de la Universidad de Cambridge,

Un estudio realizado con ratas demostró que existían variaciones en la estructura cerebral anteriores al primer contacto con las drogas que hacían que algunas de ellas fueran más proclives al consumo de cocaína.

Los científicos ya habían detectado las diferencias cerebrales que existen en el caso de los adictos, pero no resulta fácil saber si se trata de diferencias congénitas, fruto de una diferente estructura química del cerebro, o si son cambios que han tenido lugar como consecuencia del consumo de drogas.

Los investigadores de Cambridge escanearon el cerebro de las ratas y encontraron similares diferencias en “los receptores de los neurotransmisores ” en ciertas parte del cerebro.

Algunos de los animales tenían menos “receptores de dopamina”, las estructuras cerebrales sobre las que actúan drogas como la cocaína y la heroína para producir sus efectos.

Ratones más impulsivos

Los científicos utilizaron un juego en el que las ratas tenían que esperar para presionar un botón y obtener una recompensa, para así poder observar si las ratas con menos receptores de dopamina eran más impulsivas que el resto.

Cuando se les ofrecía droga a estas ratas “impulsivas”, se mostraban mucho más proclives a su consumo que el resto.

El Doctor Jeff Dalley, director del estudio financiado por el Medical Research Council y el Wellcome Trust, aseguró que “de lo que estamos hablando es de que algún rasgo físico pueda hacer a una persona más vulnerable al consumo de drogas”.

“El siguiente paso es identificar el gen o lo genes que causan esa cantidad más pequeña de receptores cerebrales”.

“Esto podría proporcionar importantes nuevas pistas en la búsqueda de mejores terapias para trastornos por déficit de atención y desórdenes cerebrales compulsivos como la adicción a las drogas y al juego”.

Dalley también dijo que aunque esto fuera cierto las razones que empujan a los hombres al consumo de drogas van más allá de su simple estructura genética, de forma que cualquier prueba genética a la que se pudiera llegar durante el curso de la investigación no tendría por qué ser efectiva en todos los casos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento