Cierre de la RTVV
Un trabajador de RTVV se protege del sol, a las puertas del Centro de Emisiones de Burjassot, días después de que el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, anunciara su cierre. Juan Carlos Cárdenas / EFE

El ex director general de Radiotelevisión Valenciana Pedro García (nombrado por Francisco Camps, del PP) poseía el 20% de las acciones de Orange Market, la marca valenciana de la trama Gürtel, mientras estaba al mando la radio y la televisión públicas y estas adjudicaron a la red corrupta el contrato de sonorización y pantallas en el marco de la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia en 2006.

De este modo, García no solo habría favorecido a la trama, sino que sería de facto un miembro más de la misma como propietario del 20% de una de sus principales sociedades. Así lo constata un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Financiera (Udef) de la Policía que ya obra en poder del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz y al que ha tenido acceso 20minutos.

El informe policial señala que el máximo accionista de Orange Market era Francisco Correa, el principal cabecilla de la red Gürtel, con el 36% del capital. A continuación aparecen Pedro García, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, el Bigotes, todos ellos con un 20%. En último lugar aparece Mónica Magariños con un 4%.

El contrato adjudicado a Teconsa, canalizado a través de Canal Nou, ascendió a 7,4 millones de euros, de los que los investigadores estiman que la trama desvió 4,4 millones para repartirlos entre sus miembros.

Pedro García, que dirigió la recientemente clausurada RTVV entre 2004 y 2009, está imputado por blanqueo, cohecho, malversación… por embolsarse hasta medio millón de euros de fondos públicos. Antes de dirigir RTVV fue jefe de prensa de Eduardo Zaplana en su etapa como presidente de la Generalitat Valenciana y secretario autonómico de Comunicación (viceconsejero) de Francisco Camps.

Consulta aquí más noticias de Valencia.