Merkel y Putin
La canciller alemana, Angela Merkel (i), y el presidente ruso, Vladimir Putin, durante una rueda de prensa celebrada tras su visita a la Feria Industrial de Hanover. Marcus Brandt / EFE

El presidente ruso, Vladimir Putin, aceptó este domingo, a propuesta de la canciller alemana, Angela Merkel, la puesta en marcha "inmediata" de una misión de exploración en Ucrania y de un "grupo de contacto", probablemente dirigidos por la OSCE, para iniciar un diálogo político en Ucrania.

Según informó la Cancillería alemana en un comunicado, Merkel y Putin mantuvieron una conversación telefónica este domingo por la tarde y el presidente ruso aceptó las sugerencias de Berlín, en favor de iniciar el diálogo político ante la crisis que atraviesa la península ucraniana de Crimea.

Merkel reprochó a Putin la "inaceptable intervención rusa en Crimea". Las decisiones adoptadas por Rusia, subrayó la canciller, son contrarias al derecho internacional; violan el Memorándum de Budapest firmado en 1994, por el que

Rusia se comprometió a respetar la independencia y la soberanía de Ucrania y sus actuales fronteras; y vulneran el tratado de 1997 que regula la presencia de su flota en el Mar Negro. Merkel, según este comunicado, instó de nuevo a Putin a respetar la integridad territorial de Ucrania.

Putin se justifica

Por su parte, Putin aseguró que sus últimas medidas respecto a Ucrania son "absolutamente proporcionales a la situación extraordinaria creada" en ese país debido al auge ultranacionalista y la amenaza para la vida de la población rusófona.

Putin insistió en su tesis de que en Ucrania hay "un persistente peligro de acciones violentas por parte de fuerzas ultranacionalistas que amenazan a la vida y los intereses legítimos de los ciudadanos rusos y de toda la población rusoparlante", informó la agencia estatal RIA Novosti.

Los dos mandatarios acordaron continuar con las consultas bilaterales

La agencia indica que Putin esgrimió este argumento en respuesta a la preocupación expresada por Merkel por la tensa situación en Ucrania y su península autónoma de Crimea, de mayoría de población de origen ruso, y la decisión del Senado de Rusia de autorizar el empleo de tropas rusas en territorio ucraniano.

Añade que los dos mandatarios acordaron continuar las consultas bilaterales, tanto a nivel personal como por canales diplomáticos y en formato multilateral para contribuir a la normalización de la situación en Ucrania.

No obstante la afirmación de Putin, el propio Consejo de Derechos Humanos adjunto al Kremlin aseguró que la posible invasión de Crimea por tropas rusas "no resulta proporcional a la magnitud de las violaciones" de los derechos de los habitantes rusófonos y los ciudadanos de Rusia en la península, que alberga una base naval rusa.

"El empleo de fuerza militar en el exterior, que implica una violación de la soberanía de un Estado vecino y que contradice los compromisos internacionales de Rusia, en nuestra opinión no resulta en absoluto proporcional a la magnitud de las violaciones" de derechos registradas, indicó ese consejo presidencial en su página web. Los integrantes de este organismo subrayaron que la información difundida sobre "ataques, desordenes y asesinatos en territorio de Crimea es incierta y exagerada" y consideraron necesario "excluir por completo el empleo de fuerzas armadas para el arreglo de la crisis política interna en Ucrania".