880 empleados fabrican su último coche en Renault

Se acogieron a las bajas incentivadas y hoy ya no van al tajo. Hay otros 120 empleados que aún pueden irse en marzo y reducir el personal que sobra.
Ángel Nieto Rodero. (F. Blanco).
Ángel Nieto Rodero. (F. Blanco).
El Modus tiene también la culpa, aunque algunos, en este caso, se lo agradecen. Un total de 880 empleados de los centros de Renault España en Palencia y Valladolid trabajaron ayer por último día para la compañía del rombo, informó CGT. Todos tienen tres cosas en común, más de 59 años, muchos años de trabajo para la marca francesa y haberse acogido a las bajas incentivadas que Renault acordó con los sindicatos el pasado mes.
Incluso, muchos lo consideran como el último gran favor que hacen a la compañía tras muchos años de trabajo, ya que con su salida se reduce el impacto del expediente de regulación de empleo que desde el 1 de febrero ha mandado rotar por el paro a 1.300 trabajadores todos los días. «Sí, las condiciones no son malas, pero viene bien a todos, empresa y compañeros», explicaban ayer.

De los 880, 768 son personal que trabajaban de mano de obra directa, mientras que 112 son técnicos, que formaban parte de la denominada estructura. Aún restan unas 120 personas que cumplen los requisitos para acogerse a las bajas y que podrían hacerlo a lo largo de marzo.

Los que se van, reciben una indemnización y estarán dos años en paro. Luego se jubilarán.

Hasta ayer trabajó en la fábrica de renault en valladolid

Ángel Nieto Rodero. Cumple hoy 60 años, 35 en Renault.

«Un lujo... y un desastre»

Secretario general de CC OO en Renault en la clandestinidad, 35 años en la fábrica, dos hijos, una alegría... una gran tristeza. Ángel Nieto celebra hoy sus 60 marzos y ayer puso punto y final a su vida laboral con dos sensaciones encontradas: «El lujo de poder disfrutar de la vida tan joven y la frustración de cómo queda la factoría. Los que nos acogemos a las bajas incentivadas hemos dado mucho a esta empresa, pero nos da pena la crisis que hay, causada por la dirección, por Fernández Sevilla», indica. «Guardo un grato recuerdo de lo que aquí he vivido, de mis compañeros, incluso de las reivindicaciones. Sí, la más gorda en 1975. Fuimos la primera fábrica española en pasar a 44 horas a la semana», rememora.

«El Clio no se tenía que haber ido nunca. Pero al final los que pagan los errores de los que se equivocan son los empleados. Esto es un recorte en toda regla, no se renueva empleo. ¿Que qué voy a hacer ahora? Pasear, leer, seguir la vida política e ir a la universidad de mayores».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento