Unos 250 inmigrantes subsaharianos han conseguido este viernes entrar a Melilla en un nuevo salto a la valla fronteriza, protagonizado por unas 300 personas, el segundo que se registra esta semana. 214 han llegado al CETI de Melilla, según fuentes del propio centro, aunque testigos oculares consultados por 20minutos elevan la cifra a 250. Supone la mayor entrada de subsaharianos a la ciudad autónoma desde 2005

Según han informado fuentes policiales, la entrada se ha producido antes de las 07.00 horas por la zona próxima a Beni Enzar y se calcula que el número de inmigrantes que ha conseguido entrar podría superar el centenar. Los que lo intentaron superarían con mucho esa cifra. Durante el salto, otro grupo de unos cien intentó entrar a la carrera por el paso fronterizo. Además, según la Delegación de Gobierno, dos guardias civiles han resultado heridos.

Delegación del Gobierno en Melilla informa de que durante el salto los subsaharianos han "lanzado todo tipo de objetos –piedras, palos y botellas- a los agentes de la Guardia Civil". 

De hecho fuentes oficiales aseguran que un agente que fue golpeado por un inmigrante lo que le ha causado "una excoriación en el cuero cabelludo de carácter leve". El inmigrante ha sido detenido por un supuesto de delito de atentado grave contra un agente de la autoridad. 

Testigos presenciales afirman en cambio que el grupo del que formaba parte el acusado no portaba palos ni piedras. Tras decender del vallado, y según las mismas fuentes, los inmigrantes se pusieron "pacíficamente" a disposición de la Guardia Civil para ser trasladados al CETI.

Efectivos sanitarios se hicieron cargo de uno de los subsaharianos debido a que presentaba un estado de salud peor que el de sus compañeros. Fue en ese momento cuando un coche patrulla de la Benemérita se acercó a ellos y reclamó la custodia del hombre acusándole de haber amenazado y propinado golpes con una estaca a un agente.

Los subsaharianos se han dirigido al CETI con cánticos de victoriasTras entrar en la ciudad, los subsaharianos se han dirigido rumbo al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) con cánticos de victorias, llegando a parar a coches que circulaban por el lugar para solicitarles indicaciones a sus conductores.

El CETI, al triple de su capacidad

Un total de 214 inmigrantes subsaharianos han llegado al CETI, según ha informado su director, Carlos Montero, en declaraciones a RNE.

Montero no ha descartado que la cifra de recién llegados aumente en las próximas horas y ha advertido de que el CETI está ya casi al triple de su capacidad, ya que está pensado para 480 personas y ya hay en él 1.300.

Así, ha afirmado que el centro está reforzando sus servicios sanitarios y de cocina y que este viernes mismo pondrán en marcha el protocolo para pedir más tiendas de campaña al Ejército y a Cruz Roja para que ya esta noche los inmigrantes tengan un techo donde dormir.

Algunos inmigrantes presentan pequeños cortes, presumiblemente, producidos en el mismo salto de la valla.

Melilla vive una extrema presión migratoria desde hace meses, que se ha incrementado en el mes de febrero, tras la tragedia de Ceuta, ya que este es el tercer asalto a la valla en apenas once días, el quinto de 2014.

El CETI de Melilla se encuentra por encima del doble de su capacidad, con 1.080 acogidos antes de la nueva entrada masiva registrada hoy.

"Efecto llamada"

El Gobierno de Melilla ha achacado la extrema presión migratoria que vive la ciudad, con tres entradas masivas en los últimos once días, al "efecto llamada" que causa la falta de medios con los que cuenta la Guardia Civil para poder repeler los asaltos.

A preguntas de los periodistas, el vicepresidente primero del Gobierno melillense, Miguel Marín, ha manifestado que si los inmigrantes que esperan en Marruecos, y sobre todo las mafias, se enteran de que la Guardia Civil no está usando determinados medios antidisturbios, lo que origina es que haya más que lo intenten.

Consulta aquí más noticias de Melilla.