Estación del Norte
Edificio que albergaba la antigua Estación del Norte de Madrid, en Príncipe Pío; actualmente, está en estado de abandono. JORGE PARÍS

La capital está repleta de edificios vacíos, abandonados o infrautilizados que, tal y como proponen los vecinos y los urbanistas, podrían ser aprovechados para albergar dotaciones públicas. Ninguna administración pública dispone de un recuento oficial de edificios vacíos en Madrid. Para llenar este hueco estadístico, un grupo de urbanistas del colectivo Urban Networks y de la Escuela de Arquitectura de la Universidad San Pablo-CEU han elaborado el estudio 'El valor del vacío': en este informe, los expertos contabilizan (solo en el anillo interior de la M-30) 421 inmuebles cuya ocupación no supera el 20% del espacio.

Hay decenas de instalaciones públicas vacías en zonas emblemáticas"La cifra que hemos detectado en la almendra central ya es bastante elevada, pero estamos ampliando el informe al resto de la ciudad. Tendremos las conclusiones en breve, pero sí podemos adelantar que en el exterior de la M-30 el número de espacios vacíos se multiplica exponencialmente", asegura Carlos Lahoz, uno de los arquitectos autores del estudio. Todos estos inmuebles suman una edificabilidad de 1,25 millones de metros cuadrados. "Aproximadamente medio centenar de esos edificios son públicos, del Ayuntamiento, la Comunidad o el Gobierno central", añade Lahoz.

Muchas de esas instalaciones públicas están ubicadas en zonas emblemáticas de la ciudad. Es el caso de la estación del Norte, en Príncipe Pío, un edificio propiedad de Adif que sucumbe al deterioro tras décadas sin uso. Después de diversos proyectos fracasados, su propietario ha puesto en marcha el enésimo plan para dotarlo de uso: Adif ha puesto el inmueble en alquiler por 150.000 euros anuales y prevé cederlo para uso "terciario recreativo-espectáculos" a cambio de que el inquilino rehabilite este edificio protegido.

"Gastan en alquiler teniendo edificios vacíos"

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid mantiene cerrados varios inmuebles. El mayor de estos espacios es el Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi (Arganzuela). Allí se preveía construir un intercambiador de transportes y un centro comercial, pero estos planes no fructificaron y ahora el Consistorio está "evaluando posibles nuevos usos". También llevan años en el olvido la Casa de la Carnicería de la Plaza Mayor (el Ayuntamiento planea ahora convertirlo en hotel), el Faro de Moncloa (cuyo mirador se cerró por riesgos de descargas eléctricas), la Casa de Portugal (que se iba a instalar en un palacete de Alberto Aguilera que actualmente está solo parcialmente ocupado por el Samur) o el Balcón de Rosales (en Pintor de Rosales, donde se planeó construir una biblioteca o espacio cultural).

Este miércoles, IU también denunciaba el abandono del Palacete de los Vargas, en la Casa de Campo junto al Puente del Rey, que se iba a dedicar a oficinas municipales pero actualmente está "abocado a la ruina". El mayor edificio regional sin uso es el de Medicina Legal, la única instalación del Campus de la Justicia que se llegó a construir y que actualmente sigue vacía en medio de un erial de Valdebebas. La Comunidad está en proceso de liquidación del Campus.

Se podrían construir allí colegios, centros de mayores y de salud o equipamiento deportivoEl grupo municipal de IU criticó en el último pleno que el Ayuntamiento está gastando 43 millones de euros anuales en alquiler de inmuebles para dependencias municipales mientras mantiene edificios públicos desocupados. La alcaldesa Botella aseguró en el pleno que la solución a este volumen de inmuebles vacíos es "reducir patrimonio y eso es lo que estamos haciendo" (mediante la venta de instalaciones). También defiende que ha ahorrado seis millones de euros en alquileres en dos años. Por su parte, la Comunidad gasta 105 millones de euros en las rentas de sus sedes (en el último año ha ahorrado 17 millones en este concepto), según la Consejería de Economía.

También los vecinos lamentan que se desaprovechen los inmuebles: "Hay decenas de contenedores infrautilizados y edificios absolutamente abandonados. Es un verdadero desperdicio social y económico tener estos espacios abandonados en barrios donde hay fuertes déficits dotacionales. Se podrían reutilizar para instalar allí colegios, centros de mayores y de salud o equipamiento deportivo, con un mínimo coste", reivindica Vicente Pérez, responsable de Urbanismo de la Federación Regional de Vecinos (Fravm).

El urbanista Lahoz propone la misma solución: "Una sociedad no se puede permitir tener edificios infrautilizados. Tanto espacio vacío hay que ponerlo en uso para los ciudadanos, sea público o privado. Los inmuebles que hemos detectado están valorados en 5.000 millones de euros; es un volumen de activos que se está desaprovechando". En su opinión, "clama al cielo que no se utilicen inmuebles como el contiguo a la sede del Colegio de Arquitectos de la calle Hortaleza, la nave Boetticher de Villaverde, la casa de baños de Tetuán o, por encima de todos, el edificio España", en la Plaza de España. Este último rascacielos, después de años cerrado, ya tiene al menos un futuro previsto: sus propietarios prevén reformar todo su espacio interior para convertirlo en hotel de lujo, aunque no existen plazos.

Cines, teatros y salas de exposiciones sin uso

Durante años se ha despilfarrado con instalaciones que no responden a las necesidades de los barriosPor otro lado, las infraestructuras culturales (tanto públicas como privadas) forman uno de los grupos más numerosos entre los edificios vacíos. En esta categoría entran el teatro Albéniz en la calle de la Paz (en manos de un banco, a la espera de saber si se dedica a sala de espectáculos o centro comercial), el cine Bogart en la calle Cedaceros (vacío desde 2001 y sin uso previsto), el Frontón Beti Jai en Marqués de Riscal (protegido como BIC pero en estado de semirruina) o el Conde Duque (que aún necesita obras de rehabilitación para completar sus salas de exposiciones).

El colectivo Todo por la Praxis (un grupo de urbanistas que reclama un urbanismo enfocado a los ciudadanos) ha iniciado una campaña para visibilizar la problemática de los edificios vacíos en Madrid. Este colectivo ha puesto en marcha una encuesta donde los madrileños pueden votar por la construcción desocupada que podría ser más útil, que ejemplifica mejor el despilfarro o que está más infrautilizada. Cuando tengan un ganador, realizarán "una toma simbólica de ese espacio", según Diego Peris, miembro de Todo por la Praxis. "Durante años se ha despilfarrado y se han construidos instalaciones que no responden a las necesidades de los barrios. Ahora, al menos, que se aprovechen para dar un servicio a los ciudadanos. Puede ser una oportunidad", apunta Peris.

Consulta aquí más noticias de Madrid.