Un vigués con esquizofrenia acusado de abusos sexuales acepta 3 años y medio de tratamiento vigilado

Otro joven acusado de exhibicionismo deberá someterse a tratamiento psiquiátrico y de desintoxicación de drogas
Juicio abusos en Vigo
Juicio abusos en Vigo
EUROPA PRESS

Un vigués, enfermo de esquizofrenia, Augusto N.F., acusado de un delito de abusos sexuales continuados hacia su sobrina menor de edad, ha reconocido este martes los hechos y ha aceptado ser condenado a 3 años y medio de tratamiento psiquiátrico con vigilancia por parte de los forenses.

Este hombre iba a ser juzgado en la sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo, pero la vista no llegó a desarrollarse porque el acusado reconoció los hechos. La Fiscalía le acusa de intentar tocarle el pecho a su sobrina, menor de edad, y de mostrarse desnudo en la ducha ante la niña.

El acusado padece una esquizofrenia residual que merma sus capacidades volitivas e intelectivas, por lo que el ministerio público ha pedido que se le aplique la eximente incompleta de anomalía o alteración psíquica.

Tras el reconocimiento de los hechos por parte de Augusto N.F., se le impondrá una pena de tratamiento psiquiátrico en régimen externo (en su consulta habitual) durante 3 años y medio, durante los cuales será "vigilado" por los médicos forenses, que elaborarán informes semestrales.

Asimismo, el acusado ha aceptado una medida de alejamiento y prohibición de comunicarse con la víctima, de la que no podrá estar a menos de 5 metros durante 3 años y medio. La Fiscalía considera que no procede responsabilidad civil, ya que la menor no presentaba secuelas físicas ni psicológicas por lo ocurrido.

EXHIBICIONISMO

Por otra parte, el juez de la sala Penal número 3 de Vigo ha acordado este martes la suspensión de una pena de 3 meses de prisión a Xurxo G.P., un joven de 23 años, acusado de exhibicionismo a menores. Se da la circunstancia de que el acusado padece trastorno bipolar con episodios psicóticos asociados al consumo de drogas, por lo que también se la aplica la eximente de anomalía o alteración psíquica.

La Fiscalía le acusa de masturbarse y mostrar sus genitales ante niños de entre 2 y 6 años de edad, en una parada de autobús de la céntrica calle Policarpo Sanz de Vigo.

Debido a sus problemas de salud y adicción a la droga, que anulan sus facultades, el juez ha suspendido la ejecución de la pena de prisión a cambio de que el joven se mantenga, durante dos años, en tratamiento psiquiátrico (que había abandonado cuando ocurrieron los hechos) y acuda a un centro para dejar el consumo de drogas.

El titular de la sala de lo Penal número 3 ha advertido al acusado de que solicitará informes trimestrales a la clínica donde reciba tratamiento y al centro de desintoxicación para conocer su evolución, y que revocará su decisión en caso de que estos informes sean negativos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento