Culturismo con chatarra, arcaica minería de carbón... Fotografía documental sobre Ucrania

Foto del reportero ucraniano Kirill Golovchenko en el gimnasio Kachalka
Foto del reportero ucraniano Kirill Golovchenko en el gimnasio Kachalka
© Kirill Golovchenko - Courtesy Kehrer Verlag

Ucrania, un país de luctuosa presencia reciente en las noticias con decenas de muertos después de tres meses de protestas contra la gestión del gobierno de Víktor Yanukovich, el hombre fuerte elegido tras la revolución naranja en unas sospechosas elecciones. Para nuestra vergüenza, sabemos poco más sobre la república eslava y lo que sabemos tiene nombre de desastre: el Holodomor de 1930-1932, el llamado Holocausto Ucraniano, con hasta diez millones de víctimas mortales de una hambruna consentida desde Moscú; el sitio de Kiev durante la II Guerra Mundial, donde 600.000 soldados perdieron la vida; el accidente nuclear de Chernóbil de 1986...

Dos nuevos fotoensayos de reporteros ucranianos aparecen ahora con visiones ignoradas del país. Se trata de Kachalka. Muscle Beach (Kachalka. La playa del músculo), en el que Kirill Golovchenko (1974) muestra un gimnasio de culturismo gratuito a cielo abierto, construido con materiales de deshecho hace 35 años y frecuentado por centenares de aficionados, y Donbass, el resultado de diez años de documentación del fotoperiodista Alexander Chekmenev (1969) en una de las mayores regiones europeas de extracción de antracita y otros minerales. Al mismo tiempo, la fotógrafa ucraniana Mila Teshaieva (1974) firma Promising Waters (Aguas prometedoras), una indagación en los cercanos países bálticos.

"El Kachalka es democrático"

El libro más exótico es el de Golovchenko, que retrata el gimnasio Kachalka, un famoso establecimiento al aire libre montado por inicitaiva privada hace 35 años en un terreno arenoso —de ahí que se le llame playa— de 10.000 metros cuadrados situado a siete kilómetros de Odesa. Es gratuito y todas las máquinas de halterofilia y culturismo fueron fabricadas con materiales de chatarrerías. "El Kachalka es democrático", dice el fotógrafo. "Todo el mundo acude por los mismos motivos, ponerse en forma y hacer ejercicio, y a nadie le importa la clase social".

Las fotos muestran a jóvenes y personas de edad avanzada practicando pesas o desarrollando músculos. Hay un cierta ironía en la condición de las instalaciones, un gimnasio montado con herrajes oxidados, donde personas sin ningún código de vestimenta al uso practican los rituales universales del culturismo. Tacones altos, zapatillas de marca, sandalias muy trajinadas..., cualquier atuendo es posible en la playa del músculo.

Zona minera desde el XVIII

El fotoensayo Donbass tiene otro tono y no sólo porque las fotos de Chekmenev sean en blanco y negro, sino por la dura temática de la serie, dedicada a la región del mismo nombre, una vastísima área ucraniana donde se extraen carbón y hierro masivamente desde el siglo XVIII. Una de las mayores aglomeraciones urbanas e industriales europeas, Donbass (también conocida como cuenca del Donéts) sufrió el cierre de la gran mayoría de las minas tras la caída de la URSS, pero los pobladores siguen explotándolas por su cuenta por necesidad y pobreza.

Durante más de una década, el fotógrafo se ha dedicado a documentar la vida de los mineros del área, ubicada al sudeste de Ucrania y de más de 23.000 kilómetros cuadrados de extensión donde llegó a extraerse, a principios del siglo XX, casi el 75% del hierro de toda la antigua Rusia. Abundan las minas ilegales construidas y excavadas particularmente y, por tanto, con medios limitados y técnicas arcaicas. Son frecuentes también los accidentes mortales. "El carbón fue la riqueza de esta zona, pero ahora es sólo una cuestión de lucha por la supervivencia enfrentándose a la muerte", dice Chekmenev.

Grandes reservas de petroleo y gas

La tercera obra de fotoperiodismo ucraniano es un recorrido visual de tono muy personal y poético por tres antiguas repúblicas exsoviéticas de la zona del Caspio: Azerbaiyán, Kazajstán y Turkmenistán, que la reportera Teshaieva ha recorrido durante cuatro años para documentar la transformación de la zona, con algunas de las mayores reservas petrolíferas y, sobre todo, de gas natural del mundo.

"Todo es grande en el mar Caspio: las expectativas para el futuro, los ingresos del petróleo y el gas, los proyectos de desarrollo ambiciosos, las promesas y las esperanzas. Pero todo es incierto también en el mar Caspio: el destino del medio ambiente y el futuro de los habitantes", dice la fotoperiodista.Promising Waters revela las luchas por el control de las enormes reservas de materias primas energéticas, la búsqueda de identidades nacionales, el ambiente de inseguridad... Teshaieva expone fotos del proyecto, del 2 de marzo al 4 de junio, en el museo Kunst der Westküste de Alkersum/Föhr (Alemania).

Los tres libros de los reporteros ucranianos están publicados por la editorial Kehrer Verlag. Estas son las fichas técnicas de las obras: Kachalka. Muscle Beach, 96 páginas, 28 euros; Donbass, 112 páginas, 36 euros, y Promising Waters, 120 páginas, 39,9 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento