La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha calificado este lunes de "tomadura de pelo" a los españoles, de "mal sainete" y de "vodevil" la escenificación de la entrega de armas por parte de ETA a la llamada Comisión Internacional de Verificación para el fin de ETA.

Cospedal se ha referido a este asunto en conferencia de prensa en la sede del PP en la que ha lamentado un "espectáculo" en el que ha dicho que han participado actores "bien pagados" (en alusión a los verificadores) y "artistas invitados" como el lehendakari, Íñigo Urkullu, y los socialistas vascos.

"Han hecho unos papeles lamentables", ha subrayado la número dos del PP, quien ha considerado que lo ocurrido supone también "una falta de respeto a la inteligencia del pueblo español".

Cospedal ha insistido en sus críticas a las declaraciones de Urkullu y de los representantes del PSE, a los que ha reprochado que, de forma "bochornosa", hayan dado a los verificadores "toda la credibilidad y un papel preponderante en lo que llaman la resolución de la situación del País vasco". "Que de un mal sainete se haya hecho eco nada más y nada menos que el Partido Socialista de Euskadi, al Partido Popular le ha parecido lamentable", ha recalcado.

"Deberían ser detenidos"

El eurodiputado del PP Carlos Iturgaiz considera que los tres verificadores internacionales deberían ser "detenidos y expulsados" de España y se les debería prohibir volver a entrar en el país, puesto que no cuentan con apoyo del Gobierno y sólo vienen a "dar apoyo a los terroristas y hacer un show" con ellos, "a su servicio".

Iturgaiz se ha expresado así en declaraciones a la cadena Cope en las que, además, ha acusado al lehendakari, Iñigo Urkullu, de "irresponsabilidad máxima" por hacer "de palmero" de los verificadores, y ha tachado de "vergonzoso" que el PSE haya dado apoyo a los verificadores.

Pons ha asegurado que los "verificadores trabajan para ETA y no para España" De hecho, el eurodiputado ha recordado que fueron los socialistas, con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, quienes pusieron en marcha el llamado proceso de paz y "colocaron a ETA otra vez en la pomada". A su juicio, lo que está sucediendo en el País Vasco cumple al cien por cien lo que en su día pronosticó su compañero de filas y exministro Jaime Mayor Oreja.

Así, sostiene que ETA "está mandando y dirigiendo en el País Vasco" y ahora quiere "poner su garra sobre Navarra" con el apoyo de los socialistas. "ETA no ha desaparecido, está ahí, está viva y va a hacer todo lo posible para hacer daño a España y destruir España", ha resumido y ha pedido acabar no sólo con la banda sino "con todo lo que se mueve alrededor", como es elcaso de los verificadores.

Por su parte, el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban Gónzalez Pons, ha asegurado que los "verificadores trabajan para ETA y no para España". "Han venido a mentirnos y a contarnos una historia que no es la de la derrota de los terroristas sino la de un pacto que resulta imposible", ha afirmado González Pons en Castellón.

El dirigente popular ha calificado la visita de los verificadores internacionales como "un espectáculo que nos ha llamado poderosamente la atención". Éstos, ha asegurado, "deberían haber ido en primer lugar a la Audiencia Nacional" porque "lo único que cabe es que verifiquen ante los jueces quién les paga los viajes, con quién se han reunido y dónde guardan las pistolas".

El vicesecretario de Estudios y Programas del PP ha asegurado que ETA debe "disolverse, entregar todas las armas a la Policía y la Guardia Civil y tiene que pedir perdón por todos sus delitos, tiene que ayudar a resolver los más de 300 crímenes pendientes y deben cumplir las penas que les impongan los jueces".

Encuesta

¿Apoyas la labor de la Comisión de Verificación sobre el fin de ETA?

Sí, cualquier organismo que apoye el proceso de paz debería ser apoyado.
26,06 % (308 votos)
No, el proceso debe liderarlo las fuerzas de seguridad y el Gobierno español.
53,98 % (638 votos)
Su labor solo sería aceptable si lo hicieran legitimados y apoyados por el Estado.
19,97 % (236 votos)