Varios miles de personas han tomado el centro de Madrid para protestar contra los "recortes" de los derechos civiles y las libertades del Gobierno en una manifestación organizada por la Coordinadora 25-S y en la que participan un total de 41 organizaciones ciudadanas, entre ellas las mareas blanca, verde y violeta o los trabajadores de Coca-Cola.

"Queremos reivindicar todas las libertades ciudadanas que están en peligro en una fecha que no es casual", ha explicado Julio Rodríguez, portavoz de la 'marea ciudadana', refiriéndose a que este 23-F se cumple el primer aniversario de la primera manifestación que reunió a todas las mareas y también hace 33 años del intento de golpe de Estado protagonizado por el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero.

El objetivo es "dar una respuesta democrática y pacífica al recorte de derechos civiles y libertades que suponen las recientes medidas legislativas, como la reforma del código penal, la ley de seguridad ciudadana, la ley de seguridad privada y la ley del aborto".

"Hace un año todas las mareas nos movilizamos para protestar contra el golpe de Estado financiero impuesto por la troika y que todos estamos sufriendo", ha recordado Rodríguez, quien también ha indicado que la manifestación ha tenido lugar en otros puntos de España como Valencia, Alicante, Málaga, Almería, Segovia o Gijón.

Colectivos de las 'mareas'

La portavoz del Movimiento Feminista de Madrid, Lucía Mazarrasa, uno de los que se ha unido este domingo a la 'marea ciudadana', ha destacado el "descontento" del movimiento al que representa con la reforma de la ley del aborto, que opina que "el retroceso que supone lleva a mucho antes del 1985".

Otro de los colectivos es el de 'Bomberos Quemados', cuyo portavoz, Pedro Campos, ha denunciado que uno de sus principales problemas son las "privatizaciones en servicios auxiliares (talleres) y en la formación", en las que "prima el derecho de los empresarios a ganar dinero y no la seguridad de los ciudadanos o los trabajadores".

El colectivo en contra de la privatización de la donación de sangre también se ha unido a la marcha en protesta por la cesión de este servicio a la Cruz Roja con un convenio que supondrá "67 euros por bolsa", es decir, "9,5 millones de euros al año, más el material sanitario y los vehículos" de los que se dispone, ha denunciado uno de los trabajadores del Centro de Transfusiones de la Comunidad de Madrid, Francisco Díaz.

La Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP) —conocida también como 'marea blanca'— se unirá también a la marcha del 23-F, porque pese la "alegría contenida y comedida" que ha supuesto la paralización de la privatización de seis hospitales y 27 centros de salud, aún no han salido "instrucciones" pertinentes que no supongan más que una "verbalización" de esta paralización.

También Coca-Cola

Los trabajadores de Coca-Cola han participado también en esta protesta para denunciar que las "recolocaciones que ofrece la empresa" no son más que "despidos encubiertos", ya que "hay gente que tiene a su familia, su hipoteca, etc." en el lugar donde se encuentra la fábrica, y no puede trasladarse a otras ciudades.

Otros colectivos que se han unido a la convocatoria de la 'marea ciudadana' de Madrid son la 'marea verde', en defensa de la Educación pública; la 'marea naranja', por la Justicia social;  la Plataforma de Afectados por el Franquismo; Ecologistas en Acción;  la Plataforma en Defensa de la Cultura o la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, entre muchos otros.

Consulta aquí más noticias de Madrid.