Castellón
Manifestación contra las prospecciones petrolíferas en el Golfo de Valencia. Domenech Castellò / EFE

Más de 5.000 personas de toda la Comunitat Valenciana se han manifestado este sábado en Castellón para decir no a las prospecciones petrolíferas en el Golfo de Valencia y en el entorno de las islas Columbretes.

Han participado pescadores de todo el territorio valenciano La marcha ha sido convocada por la Federación de Cofradías de Pescadores de la Comunitat Valenciana y en ella han participado pescadores de todo el territorio valenciano, representantes del PP, PSPV-PSOE, Bloc-Compromís y EUPV, la Plataforma Columbretes Netes, ONGs medioambientales, así como la Universitat Jaume I de Castellón.

Todos han reclamado al Gobierno central que de marcha atrás en la campaña de sondeos sísmicos que prevé llevar a cabo la empresa Cair Energy en la costa valenciana para una futura explotación de hidrocarburos.

Los organizadores han mostrado su satisfacción por la "masiva" participación en la marcha, que ha contado con 5.150 asistentes según han informado fuentes de la Policía Local.

En la cabecera de la manifestación se han situado los representantes de las federaciones de cofradías de Alicante, Valencia y Castellón, que han coincidido en señalar que los sondeos sísmicos serán una "ruina para el sector".

En la pancarta que abría la marcha se reclamaba 'Un mar limpio y con futuro: no al petróleo', y durante la misma se han podido leer otras reivindicaciones como 'El Mediterráneo no se vende' o '¿Petróleo?, no gracias'.

La vicealcaldesa de Ayuntamiento de Castellón, Marta Gallén (PP), ha asegurado que la marcha no ha tenido "color político" y ha asegurado no "echar en falta" la presencia de ningún representante de la Generalitat, ya que ésta, ha dicho "ya ha cumplido y ha presentado las correspondientes alegaciones y escritos en contra".

Gallén ha asegurado que fue el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero el que aprobó dos reales decretos para autorizar las prospecciones en la costa valenciana, y ha dicho que entonces "ya estábamos en contra y nuestra postura no ha cambiado".

Baleares

Miles de personas −cerca de 16.000 según la Policía− se han manifestado este sábado en Baleares para exigir la retirada de los proyectos de sondeos y prospecciones petrolíferas en el mar balear, una postura que cuenta con el apoyo del Govern balear (PP) y de partidos y organizaciones sociales y ecologistas.

La entidad organizadora de esta protesta en Ibiza, "Ibiza dice no", ha cifrado el número de asistentes por encima de los 20.000, aunque la Delegación del Gobierno en Baleares, según las estimaciones policiales, la ha situado en 12.000, mientras que en Palma ha alcanzado las 3.000 personas y las 600 en Menorca.

Las prospecciones podrían causar un daño en la imagen de Baleares y tener consecuencias económicas y negativas irreparables Durante la manifestación se han coreado cánticos como 'Baleares dice no' o 'El Mediterráneo no se vende'  y se han podido leer pancartas como 'Oro negro es muerte', 'No al genocidio marino'.

En el acto han participado políticos de todas las formaciones políticas, tanto del PP, PSIB y de MÉS. Desde la Administración han estado presentes los consejeros Joaquín García y Núria Riera, así como el vicepresidente del Govern, Antonio Gómez, la presidenta del Consell de Mallorca, Maria Salom o Esperanza Crespí del Ayuntamiento de Palma.

También han estado presentes la portavoz del grupo parlamentario popular Mabel Cabrer y el diputado de esta formación, Fernando Rubio, entre otros representantes del partido.

En el acto de Ibiza se encontraban el presidente del Govern, José Ramón Bauzá y el consejero de Medio Ambiente, Biel Company.

En declaraciones, Marc Tur, uno de los representantes de Balears Diu No en Mallorca, ha asegurado que las prospecciones suponen un "atentado contra el medio ambiente", que podrían causar "un daño en la imagen de Baleares y tener consecuencias económicas y negativas, que pueden ser irreparable".

El ministro Soria

Asimismo, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha mostrado su respeto a las movilizaciones e iniciativas contra las prospecciones petrolíferas en Baleares y ha dicho que la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) aún "va para largo".

"Las prospecciones autorizadas en el Golfo de Valencia y las que están autorizadas en entre unos 30 y 60 kilómetros del archipiélago balear son autorizaciones hechas durante la etapa del anterior Gobierno", dijo este sábado en declaraciones a los medios de comunicación.