El Gobierno de Asturias ha mostrado este sábado sus condolencias por la tragedia que se ha cobrado la vida de seis personas y causado heridas a otras cinco en la localidad burgalesa de Tordómar, miembros de una familia asturiana y varios de ellos residentes en Gijón, al incendiarse una casa rural. El Ejecutivo asturiano ha ofrecido a la familia afectada "toda la ayuda necesaria para afrontar este difícil momento".

Según ha informado el Gobierno asturiano a través de una nota de prensa, el presidente del Principado, Javier Fernández, ha conversado con el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, para interesarse por la evolución de los heridos y ofrecer todos los servicios que sean necesarios de la Administración del Principado.

Por su parte, los consejeros de Presidencia, Guillermo Martínez, y de Sanidad, Faustino Blanco, están en contacto desde primera hora con los representantes de la Junta castellano leonesa y la Subdelegación del Gobierno central en Burgos.

Guillermo Martínez ha manifestado "la solidaridad del Gobierno del Principado, como representante del sentir de todos los asturianos y asturianas, con la familia de los fallecidos y los heridos" y ha mostrado la plena disposición de la administración autonómica a facilitar toda la ayuda necesaria.

Por su parte, el consejero de Sanidad, Faustino Blanco, está en permanente contacto con las autoridades sanitarias castellano-leonesas para conocer la evolución de los heridos y ofrecer la cooperación de los servicios de salud del Principado.

El Consejero de Presidencia y portavoz del Principado se ha desplazado esta misma mañana a Burgos para interesarse personalmente por la evolución de los heridos y atender las necesidades más urgentes de todos los miembros de la familia asturiana.

Según recuerda el Gobierno asturiano, la tragedia de Tordómar se produjo a las dos y media de la pasada madrugada en una casa rural de esta localidad burgalesa, próxima a Lerma, donde 12 miembros de una misma familia, unos residentes en Gijón y otros en Madrid, pasaban el fin de semana.

Según informaciones facilitadas por la Subdelegación del Gobierno en Burgos, el suceso se produjo por un incendio que afectó al mobiliario cercano a una chimenea y a unos plásticos que provocaron gases tóxicos.

Además de los seis fallecidos, tres de ellos menores de edad, hay tres adultos heridos y dos niños, que están ingresados en el Hospital Universitario de Burgos. Otro miembro de la familia, que ha resultado ileso, fue el que se percató del incendio y el que dio la voz de alarma. Cinco vecinos de Tordómar que ayudaron en las labores de extinción también recibieron asistencia médica.

Consulta aquí más noticias de Asturias.