Tumba de Antonio Machado en Coillure
La tumba de Antonio Machado en la localidad francesa de Coillure, decorada en el 75 aniversario de su fallecimiento. EFE

Flores y poemas del autor de Campos de Castilla han servido este sábado en Soria para que el Ayuntamiento y el Instituto Antonio Machado recuerden y honren al poeta cuando se cumple el 75 aniversario de su muerte en Collioure (Francia).

La corporación soriana y los alumnos del Instituto Machado han coincidido en el camposanto del Espino, para depositar flores en la tumba de la que fue esposa y musa del poeta, Leonor Izquierdo, fallecida en el verano de 1912.

Alumnos y profesores del centro educativo, que lleva el nombre de Machado desde 1967, por orden del Ministerio de Educación y Ciencia, han recitado versos del autor de Soledades.

El primer teniente de alcalde de la corporación soriana, Luis Rey, ha declarado que Soria viene repitiendo actos desde hace muchos años en conmemoración de Machado y a "la significación que le ha dado y le sigue dando a esta tierra como poeta universal".

Marca asociada al poeta

En cuanto a la posibilidad de diseñar una marca de Soria vinculada a Machado, como ha demandado la Fundación española que lleva el nombre del escritor, Rey ha asegurado que ya se tiene aunque ahora se presenta una ocasión única para mejorarla ligada a la candidatura de Soria ante la Unesco como reserva de la biosfera.

El director del Instituto, Ángel Sebastián, ha dejado claro en su discurso que, en el paso de Machado por Soria, el centro educativo es un referente imprescindible y para siempre.

Además ha resaltado el mensaje de Machado para los estudiantes cuando les decía que amarán el trabajo "y conquistad —continuaba— por él la confianza en vosotros mismos para que llegue un día después de largos años en que vuestros nombres también merezcan recordarse".

El discurso, el pensamiento y la palabra del poeta siguen hoy vigentesSebastián ha subrayado que el discurso, el pensamiento y la palabra del poeta de hace un siglo permanecen hoy vigente como la invocación a la educación y al trabajo, y su unión en beneficio de "sostener y mejorar la situación del país".

En este sentido ha destacado las palabras del discurso de Machado en el homenaje tributado a Giner de los Ríos, fallecido en 1915.

"Hacedme un duelo de labores y esperanzas, ser buenos y no más. Sed lo que yo he sido entre vosotros: alma. Vivid, la vida sigue, los muertos mueren y las sombras, pasan. Ni llantos ni lamentaciones: a trabajar. Yunques, sonad; enmudeced, campanas", ha recordado.

Los alumnos del Instituto Antonio Machado leen poemas del poeta ante la tumba de Leonor todos los 22 de febrero desde 1967, aunque el origen de este homenaje al poeta se remonta a 1924, cuando varios amigos del poeta, entre ellos José Tudela y Mariano Granados, decidieron depositar un ramo de flores en la lápida donde descansa la que fue esposa de Machado.

Oposiciones a profesor

Machado se presentó en abril de 1906 a unas oposiciones para profesor a las que optaban 125 candidatos para siete plazas, quedando quinto, con lo que pudo elegir entre Soria, Baeza y Mahón.

El poeta se decidió por Soria, por ser el destino más próximo a Madrid, capital donde residía su familia y que estaba entonces a nueve horas en tren.

El Ayuntamiento de Soria está representado por el concejal de Cultura, Jesús Bárez, en los actos conmemorativos de la muerte de Machado que durante este fin de semana ha organizado el Ayuntamiento de Collioure, localidad francesa de la costa mediterránea donde descansan los restos mortales del poeta y de su madre.

Homenaje en Francia

El recuerdo al poeta Antonio Machado tiene en la tumba donde reposa desde hace 75 años en Collioure un punto clave de peregrinación, en el que los más de 4.500 mensajes y dedicatorias dejados al autor de Soledades cobran desde el lunes protagonismo con la apertura del archivo que los recopila.

La Fundación Antonio Machado (FAM), que este domingo le homenajea con una serie de lecturas y conferencias, está detrás de ese proyecto iniciado en 2010, año en que se empezaron a catalogar esas muestras de cariño que no han cesado con el tiempo.

Junto a la tumba de Machado se depositan peticiones de salud, de amor o de suerte en los estudiosLa sepultura que comparte con su madre, Ana Ruiz, en esa pequeña localidad mediterránea del sureste francés, ha recibido en estas décadas "todo lo que te puedas imaginar", explica Guadalupe Adámez, integrante del equipo científico de la FAM.

Agradecimientos, peticiones de salud, de amor o de suerte en los estudios, trabajos escolares o académicos, poemas de Machado u obra propia de los visitantes, junto a testimonios de exiliados o de sus descendientes, engrosan esa larga lista.

El Ayuntamiento local instaló en los años ochenta un buzón junto a la lápida para que esa correspondencia no se perdiera, y desde mañana una de las salas de la Fundación, como paso previo a su ubicación definitiva, dejará constancia de cara al público de la veneración que el poeta sigue despertando.

Machado llegó a Collioure el 29 de enero de 1939, siguiendo la corriente de exiliados ante el empuje de las tropas nacionales, y en el mes escaso que pasó en esa localidad, ya castigado por la neumonía, apenas salió de su refugio.