La presidenta de las Cortes de Castilla y León, Josefa García Cirac, ha confesado que se sentirá orgullosa de su trabajo al frente del Parlamento autonómico en la medida que pueda repercutir en un mejor bienestar para los castellanoleoneses que, según ha recordado, "es lo que toca".

"Aquí no se trata de un trabajo personal sino que es el trabajo de un equipo de personas, de 84 procuradores, de los grupos, también del personal de la Cámara...", ha explicado la presidenta de las Cortes, para quien para seguir construyendo Comunidad todos deben saber estar a la altura de las circunstancias y saber agradecer también a los ciudadanos el esfuerzo que se les está pidiendo.

En este sentido, ha hecho especial hincapié en la necesidad de mantener la capacidad de acuerdo y de diálogo para "cuanto antes" poder dar una oportunidad a los 242.939 parados que hay en Castilla y León para que, de este modo, su proyecto vital se desarrolle.

Preguntada sobre si su cargo como presidenta de las Cortes supone un desgaste personal, García Cirac ha matizado que esa responsabilidad supone en todo caso un "enriquecimiento personal" y la posibilidad de tener un conocimiento de la realidad de su tierra y, sobre todo, de conocer a la gente de Castilla y León, a la que se ha referido como uno de los grandes activos de la Comunidad.

Finalmente, ha rechazado con rotundidad hablar sobre su futuro político convencida de que ese asunto "no toca" y de que lo que toca en este momento es seguir trabajando por Castilla y León, cada uno desde el puesto en el que esté, bien sea en el ámbito público o en el ámbito privado. "No voy a perder ni un minuto en debates que considero estériles", ha sentenciado.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.