Nacho Menvielle y Alecs Navío son un canario y un madrileño, amigos desde hace más de 20 años, que han unido fuerzas para lanzar en Canarias el proyecto 'Soppa de Azul', una galería, tienda para artistas y sobre todo granja para amamantar diseñadores y artistas en forma de espacio 'co-working'. El proyecto es la versión mejorada de su hermano mallorquín 'Bullit de Blau', que arrancó el mismo Alecs en Ibiza en 2005. Ahora lo hacen en un barrio tradicional de Las Palmas de Gran Canaria que vuelve a tener pulso, La Isleta, con nuevos negocios de restauración, diseño o espacios alojativos.

Tanto Nacho como Alecs no son sólo artistas más o menos confiados o idealistas. Ambos llevan a sus espaldas una trayectoria como empresarios y emprendedores que supera la década. Alecs ayudó a su padre a convertir la imprenta familiar en Madrid en un conglomerado con varios frentes, entre ellos la venta telefónica, que no superó esta última crisis y que en 2010 tuvo que cerrar con la lastimosa cifra de 4.000 empleos destruidos, después de que las riendas de la gestión las tomara una empresa de capital riesgo como condición para invertir.

Nacho, por su parte, es seguramente más reconocido por su experiencia en el sector textil. Fue coordinador de la marca Abora Canarias desde sus orígenes y socio cofundador de la empresa Bikini Project, que desarrolló las marcas Nualoa y Roser Muntané, dos de las firmas de ropa de baño y complementos más reconocidas y extendidas del archipiélago. En 2009, lamentablemente no pudieron evitar el cierre por la dificultad para competir en precios con los gigantes del sector. "China", es la palabra que sale de su boca cuando lo recuerda.

El doble naufragio les unió y les trajo además a un barrio marinero: "Y con más fuerzas que nunca", aseguran ambos. "No es fácil afrontar el desplome de una empresa familiar que todos concebíamos para perdurar, pero hay que seguir adelante, no queda otra", ha explicado Alecs en una entrevista concedida a Europa Press. "Cuando los bancos, que eran nuestros clientes, dejaron de pagar y encima cerraron el grifo del crédito, no tuvimos escapatoria. Cuatro mil empleos son muchos para mantenerlos a flote así", lamenta.

Ambos consideran que lo que les ha hecho lanzarse a esta aventura conjunta es "una confluencia de casualidades", pero el verdadero nexo de unión ha sido Elena, la mujer de Alecs y amiga de la infancia de Nacho. La pareja se mudó desde Ibiza a Gran Canaria, de donde es ella, para iniciar una "nueva vida". "Coincidió que él vino aquí a trabajar, quería montar una galería, encontró el local, sobraba espacio y pensando qué más hacer dimos con el 'coworking'. Organizamos talleres y aspiramos a ser como una residencia para artistas. No tenemos camas, pero también les ayudamos a encontrarlas", explican de manera muy parecida ambos.

Tanto Alecs como Nacho derrochan energía y optimismo. Saben que no es fácil, pero ponen todo su esfuerzo para hacer triunfar este proyecto que no solo es empresarial sino vital. Si hay un episodio que ambos recuerdan con cariño y que les 'enganchó' personalmente fue el vivido unos carnavales. "No es necesario entrar en detalles, pero desaparecimos varios días. Llamábamos a todo el mundo Kevin Costner. Casi me cuesta el divorcio", cuenta ahora Alecs entre risas.

Gimnasio mental,

Zona de trabajo,

Tienda o galería;

Entre otros

Y fue exactamente la buena conexión personal la que está haciendo que Alecs y Nacho puedan sacrificar de manera conjunta las muchas horas que arrancar un proyecto como éste supone. 'Soppa de azul' es muchas cosas pero Alecs tiene una visión para parte del espacio: la de ser un 'gimnasio mental'. "El gimnasio del futuro", explica. "Si quieres ganar a tu sobrino a la 'Play', conocer y hablar de arte o de nuevas tecnologías, puede venir, que tendremos programas así. Me parece el futuro, mantenerse activo mentalmente", explica.

El proyecto arrancó durante el verano del pasado año y va tomando velocidad de crucero. Pero ambos son ambiciosos. Si la cosa sigue avanzando quieren tener 'descendencia' y dar el salto con otro 'Soppa de azul' en Tenerife. "Creemos que aportamos valor a los sitios donde estamos. Ideas como ésta atraen otro turismo, un turismo que vive en los sitios que visita y que fabrica los mejores embajadores de un destino", explica Navío rodeado de algunos de sus cuadros.

De momento han pasado españoles, varias yugoslavas, noruegos y un japonés. Navío califica a estos co-workers de "profesionales nómadas", y es que visitan varios puntos del mapa anclándose a proyectos como el de 'Soppa de azul', que les permiten tener una oficina con todo lo que necesitan y un entorno que les hace vivir más intensamente los sitios por los que pasan.

Profesores de lujo:

Jorge sanz o jonás trueba

Alecs y Nacho han aprendido además que el consumidor manda. "Somos flexibles", dice Nacho. "Si la galería no funcionara, o lo que fuera, cambiaríamos", remarca Alecs. El madrileño promete además futuras sorpresas, con visitas de algunos de sus amigos como Jorge Sanz o Jonás Trueba, que vendrán a dar cursos sobre interpretación o dirección. Han llegado a acoger obras de teatro alternativas y con el público a menos de un metro de los artistas, cursos de yoga, meditación* de todo un poco. Además, uno de sus irrenunciables es "interactuar con la comunidad", con el barrio, "intentar hacer cosas gratis", ser un sitio de "puertas abiertas".

De hecho, una de las cosas que más llaman la atención cuando llegas a su puerta es que suele haber niños orbitando alrededor. Algunos son de Alecs, pero otros son simplemente del barrio. Entran y salen con libertad, les preguntan cosas y ellos les cuentan otras. "Tenemos la pelota, y ahora toca jugar", dice Alecs, cerrando una entrevista que tanto él como Nacho acaban con una sonrisa.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.