La Policía Local de Murcia interpuso un total de 98 multas el pasado año a propietarios de perros que incumplieron su obligación de recoger los excrementos de sus mascotas frente a las 107 de 2012. En lo que va de año, ha tramitado 16 multas.

Una infracción leve, según han informado a Europa Press fuentes municipales, que puede rondar los 30 o 300 euros, dependiendo que se repita.

Así lo recoge la Ordenanza municipal sobre Protección y Tenencia de Animales de Compañía de Murcia, que data de 1996, que recuerda que el poseedor de un animal tendrá la obligación de mantenerlo en buenas condiciones higiénico-sanitarias y realizará cualquier tratamiento preventivo declarado obligatorio, así como favorecer su desarrollo físico y saludable y una adecuada alimentación, educación, alojamiento y recreo.

Señala, asimismo, que el abandono de animales podrá ser sancionado como riesgo para la salud pública y que los propietarios de animales domésticos que no deseen continuar poseyéndolos, deberán entregarlos al Centro Municipal de Control de Zoonosis.

Dicha ordenanza recuerda también que en las vías públicas los animales de compañía deberán ir debidamente identificados y sujetos por correa o cadena y collar, y circular con bozal aquellos cuya peligrosidad sea razonablemente previsible dada su naturaleza y características.

En el artículo 27 de la ordenanza se añade que el poseedor de un animal deberá adoptar las medidas necesarias para impedir que ensucie las vías y los espacios públicos y que el Ayuntamiento habilitará en los jardines, plazas o parques públicos, espacios idóneos, debidamente señalizados, para el paseo y esparcimiento de los animales, y emisión de excretas por parte de los mismos.

En el caso de que se produzcan deposiciones en la vía pública, resalta que las personas que conduzcan al animal están obligadas a recogerlas del lugar donde éstos las depositen.

Consulta aquí más noticias de Murcia.