Medio centenar de ex pacientes del programa Matrix, puesto en marcha por la Consejería de Sanidad para tratar a enfermos drogodependientes de cocaína o cannabis, han puesto en marcha una asociación que se autogestiona como grupo de ayuda y que permite a sus integrantes evitar recaer y facilitar su inserción social.

Es la llamada Asociación Matrix para el Apoyo Social, una experiencia novedosa, según han explicado en declaraciones a Europa Press el director general de Atención al Ciudadano y Drogodependencias de la Consejería de Sanidad, Juan Manuel Ruiz y el responsable de la Unidad de Coordinación Técnica de Drogodependencias, Juan Jiménez.

Se trata de pacientes que han finalizado el tratamiento de 16 semanas y que pasan a integrar grupos de autoayuda para el acompañamiento de las políticas de ocio, educación y empleo entre ellos mismos, que son los que se hacen cargo de atender sus propias recaídas y apoyarse.

De esta manera, la Administración les proporciona un tratamiento eficaz durante 16 semanas y, una vez completado, les da el alta, pero fomenta el cambio de sus realidades personales y familiares mediante estos grupos de autoayuda, para evitar la recaída.

El programa argos:

Mil profesionales formados

Ruiz remarca que la Región de Murcia es la única comunidad autónoma de España que lleva adelante dos importantes programas científicos de innovación social en materia de drogodependencias: el programa Argos, que se desarrolla de forma pionera en Europa y que pretende implantar actuaciones sistemáticas e integrales desde Atención Primaria para intervenir con población vulnerables en materia Drogodependencias mediante la intervención preventiva asistencial, formativa e investigadora; y el programa Matrix para el tratamiento ambulatorio intensivo de personas con trastornos por consumo de estimulantes.

Mediante el programa Argos, la Consejería desarrolla diferentes proyectos en los que se ven implicados los sanitarios de los centros de salud, los orientadores de los centros de educación secundaria y los técnicos de prevención de drogodependencias de las entidades locales. Desde esta perspectiva comunitaria se desarrollan unidades didácticas para la prevención del consumo de alcohol con los alumnos de 1º de ESO.

El programa Argos inicia la prevención con el cuidado del feto y la mujer durante el embarazo y la lactancia, los sanitarios aconsejan a las madres que no consuman nada de alcohol ni otras drogas, ya que no hay consumo de alcohol seguro para el hijo durante el embaraza; así se abarca la prevención del consumo de drogas desde la etapa periconcepcional hasta la adolescencia.

El programa Argos cuenta con 1.000 médicos y enfermeros formados, que están en los centros de atención primaria y cada uno de los cuales interviene sobre 4 pacientes. Estimativamente, atenderán a unos 4.000 pacientes con problemas de consumo o dependencia de alcohol, así como a adolescentes y mujeres embarazadas para la prevención de las consecuencias del consumo de alcohol y otras drogas en edades tempranas.

Antes, Jiménez recuerda que a los hijos de mujeres alcohólicas o drogodependientes no se les diagnosticaba, pero eso no quiere decir que no existieran. Recuerda que "cuando crecían tenían déficit de atención con hiperactividad, fracaso escolar, síndrome de Asperger, etc.". El aumento de ciertos trastornos del desarrollo neuropsicologico, incluyendo déficits de atención con hiperactividad, tienen una relación evidente con tóxicos en la etapa de embarazo, incluyendo el consumo de alcohol.

Ahora, la Unidad de Pediatría Ambiental del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca ha detectado que el 10 por ciento de las embarazadas de la Región de Murcia consumen hachís o están en ambientes en los que el marido lo fuma, lo que provoca efectos al feto".Y que más del 10% de las embarazadas tienen consumos de bebidas alcohólicas que son de alto riesgo para el feto.

En concreto, Jiménez explica que, de los mas de 14.000 embarazos que hay en la Región, unos 7.000 dan a luz en la Arrixaca, y en este hospital nace un niño con la problemática de Síndrome Alcoholico Fetal (SAF) cada seis u ocho semanas.

Así puntualiza que, alrededor de 400 casos de mujeres que han tomado bebidas con alcohol en el embarazo, sus hijos presentarán algún tipo de efecto que, aunque no será detectado en el momento del parto, sí se manifestará ya en el primer año de vida o cuando el niño crece, con daños neurocognitivos en su desarrollo evolutivo.

Programa matrix

El segundo programa lleva por título Matrix y consiste en tratamiento para enfermos drogodependientes de cocaína o cannabis, y que está dando "muy buenos resultados", porque los pacientes "dejan de consumir en un plazo de 16 semanas", remarca Ruiz. Se trata de un tratamiento "intensivo y personalizado" que permite a los pacientes tener una agenda propia a cargo de su médico psiquiatra, su psicólogo y su enfermero.

En este caso, el programa Matrix cuenta con más de 90 psicólogos y terapeutas que se han formado específicamente para atender este tipo de dependencias.

Estos dos programas están soportados por el portal 'https://correo.carm.es/exchweb/bin/redir.asp?URL=http://www.e-drogas.es/', que recoge todo el material y resultados. "e-drogas" pretendes ser un portal que recoja buenas prácticas en drogodependencias, a cargo de la Fundación para la Formación e Investigación Sanitaria y de la Conserjería de Sanidad y Política Social, útil para profesionales no solo de Murcia, sino del resto de España y Europa.

Así mismo, para el desarrollo de la estrategia participativa y comunitaria, la Dirección General de Atención al Ciudadano y Drogodependencias ha logrado implicar desde 2007 a los 45 ayuntamientos de la Región, que han desarrollado sus respectivos planes municipales de prevención de drogodependencias. En este sentido, este año ha dotado a los consistorios con más de 200.000 euros para que puedan continuar sus programas de prevención de drogodependencias.

"Los drogadictos son como cualquier enfermo, o como dice la OMS y la ONU: la atención sanitaria debe de ser nada más, ni nada menos de lo que se esperaría en cualquier otra enfermedad", añaden.

En este sentido, y en relación a la Asociación Matrix de apoyo Social, subrayan que las personas con problemas de drogodependencias "son enfermos" y, el hecho de formar una escuela de pacientes, va a ayudar a erradicar el estigma de la droga y va a facilitar la normalización de esta población, para que ellos se sitúen "no como víctimas", sino como afectados.

"Es algo que queremos remarcar, que se trata de pacientes y enfermos con sus respectivas patologías y la Consejería les dispensa un tratamiento, los atiende sanitariamente". La Consejería cuenta incluso con un centro en Molina de Segura denominado 'Los Juncos', donde imparte cursos de formación en jardinería, carpintería o de monitores deportivos a los pacientes que se encuentran en la última fase de recuperación, remarca Ruiz, quien hace hincapié en que algunos de estos pacientes incluso "han creado sus propias empresas".

Jiménez compara la intervención con drogodependientes con la de los enfermos crónicos, como los alérgicos, los diabéticos o hipertensos, que son atendidos con programas educativos desde atención primaria y especializada. "Lo mismo pasa con una enfermedad mental crónica recidivante que necesita una estabilidad farmacológica continuada, que con un buen tratamiento, puede tener una calidad de vida muy satisfactoria".

Consulta aquí más noticias de Murcia.