Tres hombres, de 29, 32 y 37 años, han sido detenidos en Bilbao acusados de integrar una banda especializada en estafar a empresas de telefonía, según ha informado el Departamento vasco de Seguridad.

Una compañía de telefonía alertó el pasado martes a la Ertzaintza de que dos personas de origen pakistaní habían iniciado los trámites para contratar líneas a nombre de una empresa en uno de sus puntos de venta en Bilbao, pero posteriormente habían comprobado que esa empresa era ficticia y que toda la documentación que les habían facilitado era falsa.

Según ha explicado el Departamento de Seguridad, "éste es un proceder utilizado por grupos especializados para estafar a las compañías telefónicas". Una vez que obtienen las tarjetas SIM realizan llamadas automáticas desde el extranjero, usando el servicio roaming, a líneas de alta tarificación contratadas por miembros de la misma banda a través de internet.

Al ser diferente el operador usado en el otro país, éste posteriormente le factura a la compañía telefónica de origen estos gastos que tiene que asumir, ya que luego comprueban que el titular de la tarjeta SIM no hace frente a la factura y resulta ser falso, con "perjuicios económicos importantes". Las tarjetas SIM y los terminales de alta gama que se obtienen con este tipo de contrataciones son también vendidos en el "mercado negro".

En esta ocasión y tras la denuncia de la compañía de telefonía, la Ertzaintza inició las investigaciones para identificar y localizar a los sospechosos. De este modo, se estableció un dispositivo de vigilancia en la zona centro de Bilbao, que permitió el miércoles por la mañana localizar y detener a tres miembros de esta banda. Los tres pasaron este viernes por la tarde a disposición judicial.

Parte de una banda que estafó 500.000 EUROS

Según ha podido averiguar la Policía vasca, forman parte del grupo que fue detenido el pasado 2013 en Barcelona por estafar por este procedimiento 500.000 euros a una compañía telefónica. Uno de los detenidos había empleado hasta siete identidades falsas con las que había obtenidos terminales telefónicos en distintos puntos del Estado por valor de 20.000 euros.

En las últimas fechas, los arrestados habían adquirido más de una docena de líneas de teléfono en las ciudades de Zaragoza, Calahorra y Vitoria.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.