Zouhier se declara "superinocente" en una sesión plagada de incidentes

  • Zouhier ha sido llamado al orden por el juez en numerosas ocasiones, suspondiéndo la sesión en tres ocasiones.
  • El procesado ha asegurado que avisó a la Guardia Civil de que Trashorras quería vender 150 kilos de explosivos.
  • Ha negado que alguien le hablara de ETA en relación con los atentados del 11-M.
  • Ha asegurado que intervino entre Trashorras y 'El Chino' por negocíos de hachís.
  • Sigue los juicios del 11-M en el especial de 20minutos.es
Rafá Zouhier ante el Tribunal responde airado a las preguntas del fiscal(Telemadrid)
Rafá Zouhier ante el Tribunal responde airado a las preguntas del fiscal(Telemadrid)
Telemadrid

Rafá Zouhier ha protagonizado la comparecencia más larga y accidentada de lo que va de juicio del 11-M.

Mi mundo era el hachís y las fiestas

Procesado por ser quien puso en contacto a Trashorras con Jamal Ahmidan, Zouhier ha mantenido durante toda la sesión una actitud rebelde, jactándose de las preguntas de las partes, e interrumpiendo los interrogatorios una vez tras otra.

El propio procesado ha aludido varias veces a "la ley de la calle" asegurando que su "mundo era el hachís y las fiestas".Desde el momento en el que el procesado se ha declarado "superinocente", el Juez ha tenido que llamarle varias veces la atención: "¿Se quiere callar de una puñetera vez?", le ha llegado a decir el juez tras numerosas interrupciones.

Los avisos a la Guardia Civil

Sobre el cuestionario que respondió al diputado del PP, Jaime Ignacio del Burgo, el procesado ha asegurado que "El PP quería saber toda la verdad, y yo les respondí a lo que querían saber".

Trashorras me dijo que quería vender 150 kilos de explosivo

Durante toda la sesión, Zouhier ha repetido que él avisó a la UCO (Unidad Central Operativa) de que los asturianos querían vender explosivos.

"Trashorrás me dijo que quería vender 150 kilos de explosivo, pero que no se usaran en Madrid", ha asegurado el procesado.

Según su relato, acudió a su controlador de la UCO para comunicarle las intenciones de Trashorras. Estos le pidieron que les consiguiera una muestra de explosivos.

El procesado ha declarado que acudió a Asturias para que le dieran una muestra y que el detonador que le proporcionaron estalló en el colchón de su habitación.

Reunión en el Mcdonalds

Zouhier ha asegurado que acudió a la reunión en el Mcdonalds porque Trashorras le debía dinero a Ahmidan, y que él solo acudió de intermediario en "un asunto de hachís".

Después de indicarle el fiscal las ocho declaraciones judiciales en las que iba "metiendo y sacando gente" de esa reunión, Zouhier ha asegurado que no le dio importancia porque solo trataron temas de hachís.

Todos pudieron oír lo que se estaba hablando ahí

Ha desmentido a Rachid Aglif, quien aseguró ante la sala que en esa reunión tanto él como Carmen Toro se sentaron en una mesa apartada: "Estamos todos ahí juntitos. Todos sentados, no se habló de explosivos, se habló de hachís (...) Todos pudieron oír lo que se estaba hablando ahí".

Zouhier ha asegurado que le dijo a Trashorras que no volviera a tratar con Jamal Ahmidán porque era "un capullo, payaso".

Uno de los momentos más tensos de la jornada se ha producido en el turno de la acusación particular que representa el abogado Gonzalo Boye, al que el procesado le ha acusado de saber más que él sobre bandas armadas. En ese momento el juez ha decidido suspender la sesión.

En la sesión de la tarde, la misma actitud

Durante la tarde, la actitud del procesado ha sido la misma, por lo que el juez ha vuelto a interrumpir la sesión, llamando al procesado y su abogado a su despacho.

El último en preguntar ha sido su propio abogado, con el que ha mantenido una actitud parecida a la del resto de la sesión, contestando cosas distintas a las que se le preguntaba, con lo que el letrado ha tenido que reformular en varias ocasiones las mismas preguntas.

La Guardia Civil sabía lo mismo que yo, quiero que todo el mundo lo sepa

El procesado ha afirmado que conocía a Jamal Ahmidán, pero ha asegurado que "todo el mundo conoce a todo el mundo, que nadie venga aquí a hacerse el loco", en referencia al resto de procesados.

Zouhier ha negado tener una relación de confianza con 'El Chino', por lo que no podía haberle hablado de religión: "No, nunca. Yo me pasaba el día de fiesta. Nunca he pisado una mezquita".

Zouhier ha afirmado que de haber sabido que Ahmidan era un terrorista se lo habría dicho a sus controladores en la Guardia Civil. "Si hubiéramos sido radicales no nos habríamos ido a un McDonalds a reunirnos y comer hamburguesas. Es un sitio americano".

El procesado ha insistido en que comunicó todo lo que sabía de los explosivos a la Guardia Civil: "La Guardia Civil sabía lo mismo que yo, quiero que todo el mundo lo sepa. Yo dije todo sobre los explosivos ¿La cárcel? Bienvenida sea la cárcel, pero yo avisé".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento