Zouhier a un amigo: "Me he hecho de Al Qaeda"

  • 20minutos.es entrevista a un viejo amigo de Rafá Zouhier.
  • Zouhier, procesado por el atentado del 11-M, le dijo tras el 11-S que se había hecho de Al Qaeda.
  • Desde que Zouhier llegó a España en 1996 hasta que declaró esto sufrió una gran transformación.
  • Siga el juicio del 11-M en el especial de 20minutos.es.
Rafá Zouhier mira desafiante durante el juicio.
Rafá Zouhier mira desafiante durante el juicio.
La Otra

"Me he hecho de Al Qaeda". Así, tan natural como el que se toma un vaso de agua, se mostró el procesado por el 11-M, Rafá Zouhier, cuando le dijo a un viejo amigo de Majadahonda que pertenecía a la organización terrorista liderada por Bin Laden.

Ya se habían producido los atentados de Estados Unidos, el 11 de septiembre de 2001. "Se me acercó un día y me dijo, tan campante, que se había hecho de Al Qaeda (...), como puedes imaginar, no le pregunté nada más", asegura a 20minutos.es un antiguo amigo -quien ha preferido mantener en secreto su identidad por motivos de seguridad-.

Sin embargo, desde que Rafá llegó a España hasta este momento pasaron algunos años y, lo que es más importante, se produjo una importante transformación.

Un chico humilde

Humilde, sencillo, majete... Así era Rafá Zouhrier cuando, a los 13 años de edad, llegó a la madrileña localidad de Majadahonda, hace ahora once años.

O por lo menos así lo define su antiguo amigo, vecino de la zona.

Cuando Zouhrier llegó a España con sus padres, procedente de Casablanca (Marruecos), su primer destino fue la macrofrutería majariega de 'Labrandero'. Recién llegado a un nuevo país, Zouhrier comenzó a ganarse la vida en este comercio organizando los carros de la compra.

Estamos hablando de 1996, una época en la que, según reconocen varios vecinos de Majadahonda, había una importante actividad neonazi en la localidad.

Fueron dos años especialmente difíciles en el pueblo, en los que raro era el joven que no habia tenido una experiencia desagradable con estos grupúsculos violentos.

Muchos amigos

En este contexto, el joven marroquí recién llegado a España tuvo más de una experiencia desagradable: "Le calentaron alguna que otra vez", reconoce su antiguo amigo.

Sin embargo, el carácter extrovertido de Soer -como conocían en el pueblo a Rafá- le permitió hacerse colegas rápidamente.

"Él era más español que marroquí, y de hecho sus amigos, menos tres o cuatro, eran todos españoles (...), siempre se venía de fiesta con nosotros hasta los 16 ó 17", asegura su viejo colega.

Nada de jamón

Cuando Zouhier desembarcó en España, se cuidaba mucho de hacer ciertas cosas. Como muchos musulmanes, no incluía en su dieta ciertos alimentos, como el jamón: "Siempre nos preguntaba si esto o aquello llevaba algún ingrediente que no pudiera comer", recuerda su amigo.

Vendía porras desplegables, pero le pilló la Policía y le multaron

Era una época de pequeños trapicheos con drogas, y de mucha, mucha juerga. Algunos se quedaron en eso -en pequeños trapicheos, en fiestas-, sin embargo, el joven Rafá quisó ir más allá.

El joven extrovertido, humilde y sencillo se hizo un habitual del gimnasio 'Esus' donde, según los vecinos majariegos consultados, "se juntaban los malos del pueblo".

Estas nuevas amistades le permitieron aumentar el escalafón de sus, hasta ahora, pequeños trapicheos con el narcotráfico. Incluso, comenzó a hacer sus primeros pinitos en la venta de armas. "Vendía porras desplegables, pero le pilló la Policía y le multaron (...), le tenían muy fichado en el pueblo", recuerda su antiguo amigo.

Cambio de carácter

En este momento, muchos de los que hasta ese momento habían sido sus amigos, comenzaron a alejarse de él. "Yo le saludaba y poco más", afirma su viejo colega.

A partir de ese momento, el joven humilde y sencillo que todos conocían se volvió "fardón, sólo quería aparentar". Su único tema de conversación eran las fiestas, las drogas...

Su cuerpo cambió, sus músculos se hincharon, y sus sanos hábitos se sutituyeron por el excesivo consumo de cocaína y de cápsulas. Zouhier tenía 20 años, momento en el que empieza a atracar camellos "a hostia limpia" y a traficar con armas.

Los explosivos

Su declaración de que pertenecía a Al Qaeda se produjo, precisamente, en este momento. Sin embargo, las sorpresas con Rafá no quedaron ahí.

Me dijo que había hablado con la Poli por un tema de explosivos

En una de las últimas ocasiones en las que el viejo colega le vio por última vez, Zouhier hizo su última confesión.

"Me dijo que había hablado con la Poli por un tema de explosivos", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento