Glamour total en las fiestas tras los Oscars

  • El festín de Vanity Fair, plagado de estrellas y premiados.
  • Penélope Cruz y su herman Mónica se cambiaron de vestido para acudir a la fiesta.
  • Vea las mejores fotos de las fiestas.
Penélope y su hermana Mónica, sonrientes al entrar a la fiesta de Vanity Fair.
Penélope y su hermana Mónica, sonrientes al entrar a la fiesta de Vanity Fair.
AP

Tras la ceremonia de los Oscars, ganadores, perdedores y compañía se dirigen a las fiestas que se organizan para celebrar la gran noche del cine internacional.

Mucho lujo, trajes de gala carísimos, rostros sonrientes, lluvias de flashes y, eso sí, correción política, son las constantes en estos festines. Si alguien se quiere descontrolar, lo hará en privado, porque medio mundo está mirando.

El sarao de Vanity Fair volvió a reunir a más estrellas por metro cuadrado que ninguna otra fiesta. En el guardarropa tendrían que instalar una vitrina especial para que dejaran los Oscar.

Allí se vio a Penélope Cruz y su hermana Mónica, ambas con un modelito distinto al que llevaron durante la ceremonia.

Llegar a la fiesta no es fácil. Las

medidas de seguridad comienzan a dos manzanas del lugar y se deben atravesar hasta tres controles.

Alrededor del tinglado, lo de siempre: barricadas de fotógrafos en un lado y hordas de fans en el otro, en medio de un océano de gritos y chillidos.

A la fiesta acudieron numerosos oscarizados. Allí aparecieron los grandes premiados de la noche: Helen Mirren (Mejor Actriz), Forrest Whitaker (Mejor Actor) y Martin Scorsese (Mejor Director)y su inseparable Helen.

También se vio al mismísimo Al Gore, que tuvo una noche triunfal con estatuilla incluida para el documental Una verdad incómoda.

También hubo perdedores, que no por ello perdían la sonrisa: departían, copa en mano, Leonardo di Caprio, Meryl Streep o Beyoncé, entre otros.

Tom Cruise con su perenne sonrisa y Katie Holmes también acudieron al festín del Vanity Fair.

El mundo de la música estuvo representado por Madonna y su inseparable Guy Ritchie, el rapero Kanye West y las cantantes Mary J. Blidge, Sheryl Crow y Gwen Stefani.

Quién no apareció por allí fue

Chris Martin, líder de Coldplay. El músico no acompañó a su pareja Gwyneth Paltrow, con uno de los vestidos más llamativos.

Pero, ¿quién va a estas fiestas? ¿Sólo grandes estrellas del celuloide? Por supuesto que no. Aquí se juntan personajes de todo pelaje: productores, agentes, ejecutivos, amigos de amigos...

Los invitados van con acompañante, aunque en ocasiones se llevan a toda la familia, amigos, allegados y conocidos. En total, fiestas como la de Vanity Fair, la más cotizada, suele reunir a unas 300 ó 400 personas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento