O su madre mejora notablemente la dieta del niño o terminarán por quitárselo.

Los servicios sociales británicos se reunirán mañana con los familiares de Connor. Y no es para menos: triplica la media de peso de los chicos de su edad.

Todos se movilizan en casa con el fin de encontrar una solución

Los responsables de sanidad Wallsend, una localidad situada a 300 kilómetros de Londres, consideran que la entrevista podría ser definitiva y muy dura para la familia, ya que tras la misma se podría decidir la retirada temporal de la custodia.

El motivo de ésta drástica decisión reside en que la familia de Connor se ha saltado a la torera todos y cada uno de los consejos recibidos para mejorar su salud con una dieta equilibrada.

Su madre, Nicola McKeown, de 35 años, declaró a la televisión británica que no entiende "cómo pueden decir que no hacemos nada cuando todos se movilizan en casa con el fin de encontrar una solución para Connor", quién está tan pasado de kilos que tiene dificultades hasta para lavarse y vestirse. Todo esto sin tener en cuenta sus constante faltas a clase porque sus compañeros de colegio se burlan de él.

Si hubiese desatendido a Connor, él sería un renacuajo pequeño y delgado

"Si hubiese desatendido a Connor, él sería un renacuajo pequeño y delgado", asegura su progenitora.

Dice que lleva una dieta sana

Y mientras tanto, el niño se lo pasa en grande (como se puede observar en el vídeo). Además, Connor dice que come lechuga, comidas sanas y que además de saltar felizmente en la cama elástica, da paseos en bici.

Los médicos avisan

El doctor Colin Waine, director del Fórum Nacional sobre Obesidad en Nottingham, considera que el estilo de vida del chaval es muy peligroso y avisa de lo que le podría ocurrir si no cambia sus hábitos alimentarios:

  • Padecer diabetes en la adolescencia.
  • Tener problemas nerviosos y cardiovasculares a partir de los veinte años.
  • Riesgo de morir cuando llegue a los treinta.