La Duquesa de Alba, Cayetana Fitz James
La Duquesa de Alba, Cayetana Fitz James, en el Rastrillo Nuevo Futuro de Sevilla. GTRES

La historia comenzó hace más de tres siglos y puede acabar de una forma curiosa: la española Duquesa de Alba podría convertirse en un futuro próximo en reina de Escocia. Han pasado muchas cosas desde 1688 y deberían ocurrir otras tantas antes de una presunta coronación de doña Cayetana, pero el tema ya ha sido puesto en el tapete por medios británicos tan serios como The Telegraph o el Daily Express y tanto el pasado como, quizá, los intereses presentes jugarían a su favor. 

Si Escocia dice "sí" en el referéndum a la independencia la mujer con más títulos del mundo podría ser su reinaSi Escocia, como pretenden algunos de sus líderes y se vota en un referendum el próximo 18 de septiembre, llegara a independizarse del Reino Unido, la mujer más laureada del mundo podría ser su reina. Cinco veces duquesa, dieciocho veces marquesa, veinte condesa, vizcondesa, condesa-duquesa y condestablesa y catorce veces Grande de España, Cayetana Fitz-James Stuart es descendiente directa de Jacobo II de Inglaterra y VII de Escocia y, por tanto, opta a este último trono.

Descendiente directa de rey

¿Quién era Jacobo II de Inglaterra y VII de Escocia? El rey de esas dos coronas, y de la de Irlanda, entre 1685 y 1688. El último monarca católico en lo que después se convertiría en el Reino Unido, y un rey depuesto por su hija y su yerno, María II y Guillermo III, príncipe de Orange, durante la Revolución de 1688, conocida por algunos como "la Gloriosa".

Jacobo, el último en utilizar el título de Rey de Escocia, huyó del país, fue acogido en Francia por Luis XIV (católico como él) y fue padre en 1670 de James Fitz-James, hijo bastardo de su amante Arabella Churchill (tuvo varios más con distintas mujeres).

Jacobo fue el padre de James, James fue duque de Fitz-James y I Duque de Liria y padre de otra criatura, Jacobo Francisco Fitz-James Stuart, y así, hasta el 28 de marzo de 1926, cuando nace María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, la celebérrima Jefa de la Casa de Alba cuyo rostro ha empezado a aparecer con más insistencia en los medios británicos por la carambola histórica que podría llevarla hasta el trono.

"Es la persona con más títulos del mundo", explica Peter Oborne, el principal comentarista político de The Telegraph, "y también tiene un apellido novelesco y crucial, Stuart, que demuestra algo: su árbol genealógico llega hasta la extraordinaria dinastía escocesa".

El otro "candidato", Francisco de Baviera, está más alejado de todas estas cuestiones dinásticasA sus 87 años y multimillonaria, la Duquesa es uno de los dos aspirantes a encabezar esa dinastía. El otro candidato es Francisco de Baviera (Franz Bonaventura Adalbert Maria Herzog von Bayern), Duque de Baviera y, según los Jacobitas, el heredero real del trono de Inglaterra, Francia, Escocia e Irlanda. Sin embargo, parece que Franz no tiene ningún interés por el tema (Franz ha vivido de una manera muy distinta a Cayetana: detenido por los nazis con sólo once años, estuvo en campos de concentración como Oranienburg y Dachau).

Una cuestión política y económica

Así que la 18ª Duquesa de Alba y Grande de España, Cayetana Fitz-James Stuart, podría ocupar el puesto. La política quizá jugaría a su favor (suponiendo, claro, que ella esté interesada en el trono): David Cameron, el primer ministro británico, no admitiría que una Escocia independiente conservara ni la libra esterlina ni los supuestos beneficios de ser una tierra reinada por los Windsor. Dejarían de ser súbditos pues, como hasta ahora, de Isabel II de Inglaterra.

El prestigioso Oborne hasta bromea al respecto: con una fortuna calculada en unos 3.000 millones de euros (según la revista Forbes), Cayetana de Alba sería la reina ideal para un nuevo país. Tiene el prestigio y los contactos, por supuesto, pero también el suficiente dinero como para ayudar al movimiento independentista escocés. Todos, en resumen, ganarían: los independentistas recuperarían su autonomía, la familia Stuart el trono perdido hace 326 años y Cayetana, un título deslumbrante, quizá el que más, para su lujosa y casi infinita colección.