La infanta Cristina: "Nunca he tenido control sobre cuentas ni nada que ver con Aizoon"

La infanta Cristina, sonriente mientras baja del coche que la trasladó a los juzgados de Palma para declarar como imputada en el 'caso Noós'.
La infanta Cristina, sonriente mientras baja del coche que la trasladó a los juzgados de Palma para declarar como imputada en el 'caso Noós'.
Ballesteros / EFE

La infanta Cristina afirmó al juez del caso Nóos, José Castro, que nunca ha tenido "ningún control sobre las cuentas, ni nada que ver con Aizoon", la sociedad que tenía a medias con su marido, Iñaki Urdangarin, en quien confía "plenamente" que no ha "cometido irregularidades". Durante su declaración como imputada por delito fiscal y blanqueo el pasado 8 de febrero, cuya transcripción de 114 páginas se ha conocido este jueves, la infanta afirmó sobre Aizoon: "Yo no he tenido nada que ver con las facturas ni he llevado el control, es mi marido el que lo ha llevado".

El fiscal Pedro Horrach le preguntó si su marido le comentó a qué actividades iba a dedicarse o qué actividades tenía en curso la empresa, con la que el matrimonio pagó gastos privados, a lo que respondió: "No tengo ni idea de lo que hacía con Aizoon". Horrach le inquirió acerca de si Urdangarin tenía alguna empresa fuera de España, a lo que respondió taxativamente que no. "No tenía nada fuera del país", dijo cuando Horrach mencionó concretamente Inglaterra o Suiza.

En cuanto a los consejos de administración de varias empresas de los que Urdangarin era miembro, indicó que no sabía cómo cobraba por estos servicios y que nunca le comentó que tributara esos ingresos a través del Impuesto de Sociedades y no del IRPF porque, según el fiscal, "así tenía que pagar menos".

"En absoluto, y no creo que, yo confío plenamente en mi marido y no hubiese cometido irregularidades", respondió la imputada. El papel del secretario de las infantas, Carlos García Revenga, como tesorero del Instituto Nóos, fue otro de los temas sacados a colación por el fiscal, y la infanta Cristina aseguró que supone que le nombraron "por la confianza que debía tener" Urdangarin en él. "Yo se cómo me lo propuso a mí, pero no a él".

Añadió que no sabe si ejerció efectivamente como tesorero, pero dudó de que fuera así, e insistió en que quien dirigía el Instituto Nóos era el socio de Urdangarin, Diego Torres. Sobre la manera en que tenía el matrimonio de gestionar sus bienes, el fiscal le preguntó si tenían "algún tipo de estadillo de cuáles eran sus ingresos para ver cómo iba la economía familiar". "No, no hemos hecho, el único que hicimos fue así, grosso modo, para la compra de la casa, pero de los gastos familiares no", explicó al respecto.

Horrach mostró en ocasiones su extrañeza ante las respuestas evasivas de la imputada: "Resulta un poco extraño, señora, que su marido sea partícipe al 50% con Diego Torres en Nóos Consultoría Estratégica SL, no hablo del Instituto Nóos, sino de una sociedad limitada (...) y usted no sepa nada al respecto", comentó.

"Casi me ofende, señoría"

Por otro lado, al ser preguntada por el juez instructor del caso Nóos, José Castro, sobre si pudo haber sido utilizada como escudo fiscal al frente de la sociedad Aizoon, aseguró que "no, ni lo hubiese aceptado, ni me consta". "Casi me ofende, Señoría", subrayó.

"Yo entiendo que hay preguntas que pueden ser ofensivas, no es mi intención ofenderla señora, créame, pero es lo que sale de la causa", rebatió en ese instante el magistrado, recordando cómo el notario que participó en la constitución de Aizoon, Carlos Masiá, advirtió de los problemas que podría acarrear exponer a la Infanta a los avatares de esta empresa, llegando a asegurar que su presencia suponía "un escudo fiscal ante Hacienda".

Según Masià, realizó esta advertencia al asesor fiscal del Instituto Nóos, Miguel Tejeiro, quien le respondió que "no habría problema" puesto que, con la Infanta al frente de Aizoon, habría "un trato especial" por parte de la Agencia Tributaria.

Respondió con más de 500 evasivas

La infanta le respondió que no lo sabía y añadió luego: "No, yo sé de su trabajo, a qué se dedicaba, pero no hemos entrado en los detalles". "¿Tiene usted alguna prohibición de constituir una sociedad?", le preguntó Horrach en otro momento, a lo que contestó que no, pero que "más allá de Aizoon" no ha creado "ninguna" otra sociedad.

El fiscal replicó que hay una directriz de la Casa del Rey por la que sus miembros no pueden participar en fundaciones de menos de diez años de historia, cuando ella fue vocal del Instituto Nóos, la fundación que supuestamente sirvió a Urdangarin para desviar millones de euros públicos. "Sí, pero depende mucho del tipo de asociaciones, del tipo de fundaciones, igual hay alguna que se haya constituido y se es miembro desde su fundación y otras no, desconozco exactamente cuál es el criterio", respondió la infanta, que agregó que ha formado parte en más de cien fundaciones pero que no participa en su gestión.

La Infanta respondió en su declaración con más de 500 evasivas sobre su papel al frente de la sociedad de la que es copropietaria junto a su marido, Iñaki Urdangarin. Entre las imprecisiones en que incurrió, 306 veces dijo "no lo sé" o "no sé" a las preguntas que le formularon durante el interrogatorio, mientras que en 88 ocasiones aseguró "no lo recuerdo". El resto de evasivas las saldó con 98 "lo desconozco", 10 "no me consta", 5 "no lo creo" y 10 "no tenía conocimiento".

"Yo recibí clases de baile y me acuerdo"

En un momento de la declaración, el juez Castro contestó las evasivas de la hija del rey sobre unas clases de salsa y merengue que costaron 707 euros, cargados a la mercantil Aizoon, con la frase "Yo recibí clases de baile hace treinta años y todavía me acuerdo".

El instructor del caso Nóos preguntó a la infanta si sabía "a quién se le ocurrió la feliz idea de camuflar la salsa y merengue como curso de formación" para pasarlo como gastos de la actividad de Aizoon, tal y como consta en la declaración de la hija del Rey don Juan Carlos.

"No lo sé, Señoría", se limitó a contestar la duquesa de Palma, aseverando en cualquier caso que ella no recibió este tipo de clases y que no recordaba quién podía haber participado en ellas. "Igual bailamos salsa y merengue, pero no recibí ninguna clase". "Yo recibí clases de baile hace treinta años y todavía me acuerdo", espetó ante esto el juez.

"De flamenco hace muchos años", terció Doña Cristina, asegurando no recordar si, por su parte, Iñaki Urdangarin recibió recibió el curso de salsa y merengue que en varias facturas figura como pagado de forma directa desde Aizoon. "Lo desconozco", se limitó a responder.

Según varios informes de la Policía Nacional, Cristina de Borbón y su esposo cargaron a Aizoon, entre otros gastos, la adquisición y montaje de hasta 72 muebles y elementos del hogar como estanterías, butacas, sofás, mesas y cortinas de lujo para su uso persona. Asimismo, se desprende que la Infanta pagó a través de Aizoon servicios de coaching por un total de 6.672 euros de 2005 a 2007, además del curso de salsa y merengue.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento