Al menos 21 manifestantes han muerto en los enfrentamientos con agentes antidisturbios de la Policía registrados este jueves en Kiev (Ucrania), según ha informado Reuters.

Sin embargo, la edición digital el diario local Kiev Post eleva esa cifra a 35, citando como fuentes a tres de sus reporteros, y agrega que medio centenar de policías han sido capturados por los opositores. Según este periódico, la mayoría de las víctimas habían resultado alcanzada por disparos de bala durante los choques que se han producido cerca del Palacio de Octubre ante el avance de los manifestantes hacia el lugar donde estaban apostados los antidisturbios.

El diario apunta a que los agentes habrían empleado munición perforante en algunos casos, ya que los chalecos antibala que llevaban algunas de las víctimas presentaban agujeros.

Por su parte, la oposición ucraniana estimó en más de 100 los muertos en los violentos disturbios. "Desde el principio de la confrontación hemos perdido más de 100 personas", aseguró Alexandr Turchínov, uno de los dirigentes del principal partido opositor, Batkivschina (Patria), desde la tribuna de la Rada Suprema o Parlamento de este país.

Trece de los cuerpos yacen en una parada de autobús de la plaza de la Independencia (el Maidán), según informó la agencia Interfax-Ucrania. Antes, el diario digital ucraniano Ukraínskaya Pravda publicó imágenes de siete cadáveres cubiertos con sábanas sobre los adoquines de la plaza, cerca del hotel Kozatski.

El Gobierno utiliza matones a sueldo

Los manifestantes temen una contraofensiva de las fuerzas de seguridad y han alertado de que el Gobierno está utilizando a titushki, que son matones a sueldo.

Desde el Ayuntamiento de Kiev, los manifestantes han confirmado que tienen a quince compañeros heridos, algunos por disparos de bala y otros por granadas lanzadas por la Policía.

Por otro lado, el ministro de Asuntos Exteriores polaco, Radoslaw Sikorki, ha asegurado este jueves que junto al palacio presidencial en Kiev hay humo negro, detonaciones y disparos de bala y que las autoridades ucranianas están nerviosas por la situación actual, horas después de que manifestantes y fuerzas de seguridad retomaran los enfrentamientos tras una tregua que no ha durado ni doce horas.

Sanciones de la UE

La Unión Europea analiza este jueves la posibilidad de imponer sanciones económicas y diplomáticas a Ucrania por los enfrentamientos entre las autoridades y manifestantes opositores.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE, convocados de urgencia por la alta representante de la Unión, Catherine Ashton, se reunirán a partir de las 14.00 horas. Antes, los titulares de Exteriores de Francia, Alemania y Polonia se trasladarán a la capital ucraniana para conocer de primera mano la situación en el país y después informar de ello a sus colegas de los Veintiocho.

Los líderes comunitarios han condenado el uso de la violencia como manera para resolver una crisis política e institucional, así como la violación de derechos humanos.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se declaró "sorprendido" y "consternado" por la evolución de la crisis y dejó claro que "el liderazgo político de un país tiene la responsabilidad" de garantizar la protección necesaria de los derechos y libertades fundamentales.

Los líderes comunitarios condenan el uso de la violencia y la violación de derechos humanosBarroso también conversó por teléfono con el presidente ucraniano a quien confirmó la disposición de la UE a ayudar al país, pero le avisó de que actuará con firmeza ante el deterioro de la situación.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, avanzó el miércoles que la UE "responderá al deterioro de la situación en Ucrania con medidas concretas", y especificó que se examinarán "medidas como las sanciones financieras y las restricciones de visados a los responsables del excesivo uso de la fuerza".

Las sanciones que acuerde la UE tendrán que aprobarse por unanimidad y van desde la congelación de bienes y la prohibición de visado para viajar a territorio de la Unión a personalidades del Gobierno de Yanukóvich o responsables de actos de violencia, hasta un embargo de armas y de material que pudiera utilizarse en la represión, indicaron fuentes comunitarias.

A favor de aplicarlas se han pronunciado ya Francia, Alemania, Polonia, Austria, Bélgica o Suecia, mientras que otras delegaciones han mostrado una reacción más tibia y aún insisten en mantener abierto el canal del diálogo con los líderes ucranianos.

El Gobierno de EE UU ya anunció este miércoles que ha prohibido la emisión de visados de entrada al país a 20 funcionarios de Ucrania que considera responsables de la violencia registrada contra los manifestantes registrada.

Más de 440 heridos

La violencia en Kiev comenzó este martes durante la marcha de miles de manifestantes hacia la Rada Suprema (Parlamento ucraniano), después de que entrara en vigor la amnistía de todos los detenidos en las protestas de los últimos tres meses.

El Ministerio de Sanidad había dicho este jueves a primera hora que el número de muertos en los disturbios que estallaron hace dos días ascendía a 28. Según las estadísticas oficiales, desde este martes hasta la mañana de este jueves habían recibido atención médica de urgencia 445 personas, de la cuales 287 tuvieron que ser hospitalizadas.

Entre los heridos hospitalizados hay 88 efectivos de la policía, seis periodistas, un diputado, el opositor Vasili Pazeniak, cuatro menores de edad y dos extranjeros.