Los Mossos d'Esquadra han identifcado y desalojado este miércoles a las 16 personas que había en La Otra Carboneria, un edificio okupado del barrio de Sant Antoni de Barcelona. Para ello, han desplegado un importante dispositivo policial, parecido al que usaron hace tres semanas para registrar una casa okupa de Sants, con 300 agentes, varias furgonetas e, incluso, un helicóptero.

La policía ha cortado el tráfico de las calles Urgell y Floridablanca, en cuya confluencia se encuentra el bloque, y una quincena de furgonetas de los antidisturbios se han situado bajo la estructura que acoge el mercado dominical de Sant Antoni, que está siendo remodelado. A consecuencia del corte de tráfico, se ha visto afectado el servicio de las líneas de autobús 20, 24, 37, 55, 64, 120 y 141.

Los okupas se han colgado de la colorida fachada y se han encadenado en el interior del edificioVarios de los inquilinos se han encadenado dentro del inmueble para impedir el desalojo y dos de ellos se han colgado de la fachada del edificio, con su colorido mural, aunque han sido descolgadas por la policía gracias a una plataforma elevadora. De hecho, habían instalado una plataforma a unos cinco metros de altura sobre la azotea del edificio para resistir, pero no les ha dado tiempo a encaramarse.

Centenares de personas han acudido a la zona para manifestar su rechazo al desalojo con una pancarta con el mensaje: 'Basta de ataques a los espacios liberados'. También han increpado a los mossos, que les han estado grabando, y algunos de ellos se han llegado a encarar con los bomberos que iban a colaborar con su material para descolgar a los dos jóvenes.

Los manifestantes han gritado consignas de apoyo a los okupas como 'Un desalojo, otra ocupación', 'Resistencia' y 'No estáis solos'. Asimismo, han cantado 'Quien siembra la miseria recoge la rabia', "Ni un paso atrás" y "Vergüenza me daría ser policía".

Manifestaciones de apoyo

A través de las redes sociales, donde muchos usuarios han mostrado su enfado por los desalojos, se ha convocado una manifestación en apoyo a la Carboneria a las 15 horas en la plaza España y a las 20.30 horas en la plaza Universitat. Unas 200 personas no han esperado y han partido desde el inmueble hacia la Gran Via, donde han cortado el tráfico, después se han desviado por Pelai, donde han volcado algunos contenedores, y la protesta se ha disuelto ante la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Barcelona.

Algunos manifestantes han volcado contenedores, destrozado cajeros y quemado una sede de Barclays Al finalizar el desalojo, sobre las 15 horas, los Mossos han entregado las llaves a la propiedad, que han dejado a tres vigilantes de seguridad privada custodiando la puerta, aunque varios furgones de antidisturbios seguían controlando los alrededores. De hecho, algunas personas han atado la puerta con con cables para dificultar la salida de representantes de la propiedad que se encontraban en el interior, y han lanzado huevos, tomates, agua y otros objetos a los vigilantes, que han tenido que refugiarse dentro.

En la protesta convocada para la tarde ha participado alrededor de un millar de personas. Fuentes de los Mossos d'Esquadra han precisado que durante la marcha algunos manifestantes han volcado contenedores, destrozado cajeros y quemado la sede que Barclays, propietaria del edificio desalojado, tiene en la calle Sepúlveda.

Las mismas fuentes han asegurado que los agentes de la Brigada Móvil de los Mossos d'Esquadra han utilizado megafonía de alto alcance, hasta dos kilómetros de distancia, para dispersar a los manifestantes. Antes de hacer uso de este dispositivo de disuasión, los agentes han pedido a los protestantes que cesaran los destrozos, que también han perjudicado numeroso mobiliario urbano.

La protesta ha concluido alrededor de las 23.00, aunque una veintena de personas ha seguido concentrada en pequeños grupos a las puertas del edificio, aunque los furgones de la Brimo ya habían abandonado la zona.

Edificio abierto al barrio

El edificio fue okupado el 18 de noviembre de 2008 y a lo largo de estos años, además de batallar judicialmente para evitar el desalojo —el sábado un juez ordenó que debía practicarse antes del 28 de febrero— ha organizado muchas actividades en el barrio, como talleres y eventos. También disponía de un lugar para ensayar, una biblioteca y una zona de Internet.

La Otra Carboneria ofrecía talleres y cursos a los vecinosEn declaraciones a los medios, Marcel, de La Otra Carboneria, ha explicado que decidieron okupar el edificio, que llevaba tiempo vacío y abandonado por FBEX Promo Inmobiliaria, que quebró hace dos años, para "abrir un espacio en el barrio para ofrecer viviendas a personas necesitadas y acoger proyectos colectivos como centro social".

Ahora, según Marcel, que ha calificado de "desproporcionado" el despliegue de Mossos, el propietario del edificio es Barclays Bank, que es quien ha instado al desalojo, que estaba previsto desde el 15 de febrero por orden judicial y en el que vivía una veintena de personas. "No consentiremos esta afrenta. Hemos tenido una trayectoria muy buena, abierta al barrio e intentado acoger y sumar", ha indicado.

El vicepresidente de la Asociación de Vecinos de Sant Antoni, Toni Sánchez, ha asegurado que han apoyado siempre el centro La Otra Carboneria porque ofrecen al barrio un espacio abierto y siempre han colaborado con ellos. Ha puntualizado que como asociación no defienden la okupación por sí misma, pero que no quieren "solares y edificios vacíos o desocupados y que haya gente en la calle sin trabajo ni vivienda".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.