‘El Egipcio’ se compara con el Papa y dice que fue malinterpretado

El presunto ideólogo asegura que las grabaciones en las que se atribuye la autoría del atentado son defectuosas en un 80%.
El supuesto ideólogo de la masacre, Rabei Osman El Sayed, Mohamed El Egipcio, aseguró ayer que las grabaciones de la Policía italiana en las que presuntamente se atribuye la autoría de los ataques no se corresponden con su voz, además de ser defectuosas en un 80%.El Egipcio retomó su declaración, interrumpida el día 15, tras escuchar estas grabaciones. En ellas, El Sayed presuntamente reconocía que «fue todo idea mía, me costó mucha paciencia y mucho estudio», además de calificar a los terroristas de «mártires y mis queridísimos hermanos». El acusado volvió a condenar «rotundamente» los ataques y negó su participación.

En cuanto a otras conversaciones con su amigo Mourad Chabarou, indicó que «sólo comentaba las noticias de la televisión» y aseguró que sus palabras se malinterpretaron, al igual que las de Benedicto XVI cuando el año pasado hizo una referencia al islam.

El segundo en declarar, Mohamed Bouharrat, acusado de pertenecer a la célula responsable de los atentados, negó todas las acusaciones. Sobre las fotos suyas que aparecieron en el piso de Leganés, indicó que se las dejó en el coche de un argelino que conocía a Jamal Ahminad, El Chino. A continuación, Mohamed Moussaten, sobrino del presunto ideólogo Youseff Belhadj, aseguró que fue maltratado por la Policía para declarar en contra de su tío.

Finalmente, Mahmoud Slimane Aoun, acusado de facilitar documentación a los terroristas, indicó que sus contactos telefónicos con El Chino se debieron a que le estaba arreglando el coche.

Recusado uno de los peritos

Uno de los abogados de la acusación particular del juicio del 11-M planteó ayer la recusación de uno de los ocho peritos designados para realizar un nuevo análisis de los explosivos empleados en los atentados. Se trata de Gabriel Moris, que además de perito es padre de una de las víctimas mortales de los ataques y vicepresidente de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT). La acusación particular considera que Moris no puede desempeñar su trabajo con objetividad. El presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, volvió ayer a llamar la atención a los intérpretes de árabe. El magistrado interrumpió el interrogatorio de El Egipcio y se reunió con los intérpretes durante diez minutos en su despacho.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento