Pedro Zerolo
El concejal socialista del Ayuntamiento de Madrid Pedro Zerolo, en una imagen de archivo. GTRES

Un trabajador social, apoyado por la Federación Nacional de Gays, Lesbianas, Transexuales y Bisexuales (LGTB), ha presentado este viernes 54.000 firmas para pedir la suspensión del cura leonés Jesús Calvo por decir que el cáncer que padece el dirigente socialista Pedro Zerolo es un "castigo divino" por su condición de homosexual.

Nadie se merece una enfermedad como un cáncer y es terrible que una persona le diga a otro que sí lo merece

Eladio Ruano ha sido el encargado de registrar en el Obispado de León las firmas, recogidas a través de la página web change.org como rechazo a las afirmaciones del párroco en un canal de televisión, en el que afirmó que la enfermedad del conocido activista por los derechos de los homosexuales era una "providencia divina".

Según Ruano, esas 54.000 firmas, después de anunciar la convocatoria de apoyos a través de la plataforma digital el pasado 11 de enero, se nutren de rúbricas llegadas desde todos los puntos de España, Europa y Suramérica, y cuenta con la colaboración de "mucha gente creyente, que no quieren que este cura les represente".

Jesús Calvo, el llamado "cura falangista", ya había realizado con anterioridad declaraciones sobre los homosexuales, incluso declarando que deberían "apartarse" de la sociedad para evitar el "contagio".

"No se puede pensar que una persona que padece una enfermedad grave sea un castigo que no se puede controlar. Me parece que es de no tener sensibilidad por el sufrimiento ajeno y es algo muy grave", ha señalado Ruano en declaraciones a los periodistas momentos antes de entregar las firmas en el Obispado.

De esta forma, pretende "explicarle al obispo" de León, Julián López, la gravedad de las manifestaciones del cura, titular de la parroquia de la localidad de El Burgo Ranero, para que se le "suspenda de funciones".

Por su parte, el representante del colectivo LGTB de Castilla y León, Ignacio Paredero, que ha acudido a la entrega de firmas en "representación" de este colectivo nacional, ha reclamado a la Iglesia que "haga algo" ante estas afirmaciones que denotan una "crueldad sin límites".

"Si el obispo no hace nada, le está legitimando. Nadie se merece una enfermedad como un cáncer y es terrible que una persona le diga a otro que sí lo merece", ha afirmado.