Algunos vecinos del inmueble del barrio de Sant Roc de Badalona, donde vivía la mujer que el sábado fue rociada con un líquido inflamable y quemada por su marido, aseguran que el hombre, al abandonar la vivienda, afirmó: "Ya lo he hecho. Ya está. La he dejado ardiendo".

Casi 24 horas después del suceso, que supone un nuevo caso de violencia contra la mujer, los vecinos del número 189 de la avenida Marquès de Montroig de Badalona expresaron su estupor y sorpresa por lo acaecido ya que nadie conocía, al parecer, las malas relaciones del matrimonio que conformaban Salvador C. y Mercedes M.

Los Mossos d'Esquadra detuvieron el sábado a Salvador C. poco después de que éste quemara viva a su mujer en su domicilio al lanzarle un líquido inflamable por la cara y el cuerpo, que le ha provocado quemaduras de segundo y tercer grado en el 85% de su cuerpo.

La mujer, de 58 años, permanece ingresada en estado muy grave en la Unidad de Grandes Quemados del Hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona.

Varios vecinos explicaron que al mediodía de ayer oyeron gritos
Varios vecinos explicaron que al mediodía de ayer oyeron gritos que procedían del piso donde vivía el matrimonio, junto a dos hijos mayores de edad, y a continuación presenciaron cómo la víctima salía "ardiendo" del piso y se intentaba refugiar en la otra punta del rellano.

Una vecina le tiró una manta por encima, mientras que otra avisaba a los bomberos, a una ambulancia y a los Mossos d'Esquadra.

A disposición judicial

El marido salió entonces del piso y abandonó el inmueble no sin antes asegurar, según coincidieron en señalar dos vecinos, que "Ya está. Ya lo he hecho. La he dejado ardiendo".

El agresor, que fue localizado en los alrededores de la estación de Renfe de Sant Adriá de Besós (Barcelona), permanece detenido en la comisaría de los Mossos d'Esquadra de Badalona y probablemente pasará mañana lunes a disposición judicial.

Los dos hijos de la víctima y del agresor, ambos mayores de edad, presenciaron la discusión e intentaron detener a su progenitor, aunque sin éxito, pero después facilitaron una descripción física de su padre a los agentes de la Policía catalana que permitió su detención.