Apaches
'Apaches'. PLANETA

La lucha de un joven por recuperar lo que le ha sido arrebatado y su regreso al único mundo que le acoge, las calles de su barrio madrileño, Tetuán, centra la novela Apaches, que ha lanzado esta semana la editorial Planeta y firma Miguel Sáez, periodista y guionista de series como Sin tetas no hay paraíso o Al salir de clase.

Tetuán habla y actúa en la novela a través de sus habitantes, esos apaches que se emborrachan y se ensucian, sobreviven, aman, luchan, amenazan, roban y hasta matan en el libro de Sáez, gente real, tanto que "a algunos he tenido que cambiarles el nombre...", confiesa el autor, quien se crió en esas mismas calles y fue uno de ellos.

El barrio en la novela es un personaje más, no funciona solo como escenario, es un elemento vivoEl barrio en la novela es un personaje más, no funciona solo como escenario, es un elemento vivo y, como personaje que es, lo que hace influye en el argumento de la novela y en las decisiones que toman otros personajes", declara Sáez.

Apaches cuenta la lucha de un joven por recuperar aquello que le ha sido arrebatado a su padre, a toda su familia, por un sistema que lo perdona todo (a los ricos) menos las deudas (a los pobres).

La ruina de su padre, víctima de un engaño, conduce a Miguel, el narrador, de vuelta a su barrio, donde se reencuentra con sus amigos de siempre, en especial con Sastre —protagonista en la sombra de la historia— y con Carol —una antigua novia—. De ahí surge una decisión: buscar justicia, la justicia de la calle.

"A Sastre no le he cambiado el nombre, existió y se llamaba así", recuerda el autor, quien explica su novela como "una historia muy personal, cosas que he vivido y quería contar".

"Tetuán ha cambiado mucho, la novela se desarrolla en dos tiempos, en su mayoría en el año 94 y en algún momento en un pasado anterior, en las décadas 70 y 80. Ya en esos diez años el barrio cambió mucho, pero a día de hoy no queda nada, la excavadoras han pasado por encima de casi todo", señala.

Ya no quedan apaches en la reserva ("una de las zonas de expansión de la capital hacia el norte"), pero la historia que sucedió hace veinte años y que el autor ha cambiado para sus fines literarios es perfectamente actual.

"No la escribí pensando en la crisis actual, porque es tan personal que realmente la escribí pensando en lo que pasó. Pero sí es cierto que hay una similitud en aquellos hechos con otros más actuales. La familia protagonista lo pierde todo, su casa y su vida, y todo eso acaba en manos de personajes oscuros, como sucede ahora".

*Consigue un ejemplar de Apaches en PopularLibros.