El mal tiempo se ha adueñado de la Península en los últimos días y se prolongará durante toda la semana. La Aemet advierte para este martes de que está activada la alerta roja (riesgo extremo) en Cantabria, Galicia y Asturias por fuertes vientos que alcanzarán rachas máximas de 140 kilómetros/hora y alerta naranja (riesgo importante) por olas que subirán hasta los 8 metros en esas tres comunidades.

En las provincias de Huesca, Guadalajara, León, Zamora, Madrid, Cáceres y Ourense se mantiene la alerta amarilla (riesgo) por nevadas, mientras que toda la comunidad gallega tiene activada la alerta amarilla por lluvias que dejarán 50 litros por metro cuadrado en 12 horas. Además, el Ministerio de Fomento ha alertado de que el temporal que afectará a Galicia en los próximos dos días generará olas de más de 10 metros de altura, y la Xunta ha suspendido temporalmente para este martes toda actividad docente en las escuelas de la Mariña lucense.

Las administraciones comenzaron este lunes a evaluar los daños causados por el fuerte temporal que azota la península desde este pasado fin de semana, y que en la jornada de este lunes ha obligado a cancelar vuelos, cerrar puertos y ha causado cuantiosos daños. En Foz (Lugo), continúa la búsqueda del joven de 15 años engullido por el mar.

En Santander, los bomberos estuvieron toda la noche arreglando los desperfectos que provocó el temporal marítimo y finalizando las labores de limpieza de los bajos y de las calles afectadas. Ante esta situación, el Ayuntamiento solicitará a la administración central la declaración de zona catastrófica para las áreas afectadas por el temporal que ha dejado en la ciudad daños de una magnitud "hasta ahora poco conocida", según ha explicado en rueda de prensa el alcalde santanderino, Íñigo de la Serna.

En el País Vasco los operarios han iniciado en la localidad de Bermeo (Vizcaya) las labores de reparación del dique del puerto, unos trabajos que resultan "urgentes" después de que su rotura por el fuerte oleaje en la madrugada de este domingo dejara a este municipio desprotegido frente a nuevas acometidas del mar.

En Asturias, los daños provocados por el temporal que ha azotado este fin de semana la costa asturiana serán objeto de debate en el primer pleno ordinario del actual periodo de sesiones de la Junta General del Principado, que se celebrará el jueves y viernes.

Comunicaciones aéreas y por carretera

Durante las primeras horas del lunes el viento sopló con fuerza en la cornisa cantábrica provocando rachas de viento de más de 100 km/h que obligaron a regresar a Madrid a un vuelo de Air Nostrum que no pudo aterrizar en el Aeropuerto de Parayas (Santander) y se canceló otro con destino a la capital de España, que tenía que haber despegado a las 10.30 horas.

En cuanto a las comunicaciones por carretera, el viento y la nieve condicionan el tránsito por la red secundaria de carreteras, fundamentalmente, de Castilla y León, Extremadura, Asturias, Cataluña y Galicia donde permanecen cerrados o con dificultades al tráfico varios tramos y puertos de montaña.

Las nevadas acumuladas de las últimas horas de la tarde motivaron que la Dirección General de Tráfico (DGT) mantuviera cerrados por nieve el puerto de montaña en La Hoya (Salamanca) y los puertos de Geras y Cofiñal en la provincia de León.

Por otro lado, Madrid activó el nivel de alerta de su Plan de Emergencias Invernales y aconsejó a los madrileños, ante la nevada que comenzó a caer sobre la ciudad alrededor de las diez de la mañana, que dejasen el coche en casa y usasen el transporte público.

Ciclogénesis explosiva para el miércoles

Mientras una borrasca atraviesa la península, las zonas del noroeste peninsular se preparan para recibir de manera sucesiva distintos frentes atlánticos que dejarán vientos con rachas de unos 140 kilómetros por hora y precipitaciones, lo que dará lugar a una situación de 'ciclogénesis explosiva' el miércoles que al menos seguirá hasta el jueves, según la Aemet.

El miércoles entrará el primero de los frentes por Galicia, por lo que se ha activado el aviso rojo (riesgo extremo) para las costas de A Coruña y Lugo y naranja (riesgo importante) en Pontevedra. En todo caso, el viento irá descendiendo en Galicia, aunque seguirán las precipitaciones, que podrán ser puntualmente intensas.

Será entonces cuando se forme una ciclogénesis explosiva —la formación de una borrasca muy rápidamente y en la que en muy poco tiempo baja la presión—, que afectará principalmente a Galicia y al resto del cuadrante noroeste peninsular y será más débil y menos probable cuanto más al este y al sur de la Península.

La cota de nieve, que había caído hasta los 600 metros, ascenderá por encima de los 1.000 o 1.200 metros. En cuanto a Canarias, esta comunidad quedará al margen de la circulación atmosférica, al igual que Baleares, sin lluvias ni viento.