Fran Perea
El actor Fran Perea afligido por la crisis que sufre el teatro. Reduan Dris/ EFE

Teatro, televisión y cine, por este orden, sin olvidar su faceta musical, llenan la trayectoria profesional del malagueño Fran Perea, quien, a pesar de su trayectoria, reconoce que subir a las tablas de un teatro es lo que más le llena y pide un esfuerzo inversor para que no se pierdan las compañías teatrales.

"La profesión está mal porque el país está mal, pero también es verdad que está siendo castigada especialmente", ha dicho el actor en una entrevista con motivo de su presencia en Ceuta para presentar la obra teatral Feelgood, con la que ha iniciado una gira nacional.

Fran Perea (Málaga, 1978) ha resaltado que "se están haciendo las cosas al revés de como se debería porque la cultura es un bien que todos pagamos con nuestros impuestos, las partidas de cultura no deben ser las primeras en caer... no se está dinamizando bien la cultura y es una pena porque un país sin cultura es un país que se muere".

La cosa está mal pero no queda más remedio que mirar hacia el futuro con optimismo El actor comparte la opinión de que es un momento "muy complicado" para las compañías de teatro: "Los gastos se han incrementado, los impuestos han subido, nosotros somos seis actores y tres técnicos y desplazarlos es un gasto grande y por eso se agradece mucho que haya ayuntamientos que hacen un esfuerzo y parte del dinero de los impuestos lo dediquen a la cultura para que, entre otras cosas, las compañías no se pierdan".

La publicación de un reciente informe donde se destaca que el 72,9% de los actores españoles no puede vivir exclusivamente de los ingresos que percibe por su actividad empresarial le lleva a decir que "la cosa está mal pero no queda más remedio que mirar hacia el futuro con optimismo".

A pesar de la crisis se ha aventurado con otro grupo de compañeros a crear la compañía Entramados, "una apuesta arriesgada pero nos gusta el teatro, tenemos energía y los elementos para hacerlo, aunque nos las vemos y nos las deseamos para cuadrar los números; sin embargo, dejo la queja a un lado y miramos al futuro con ilusión porque estamos haciendo una labor interesante".

Sobre la obra Feelgood explica que se basa en "una maravilla de texto de Alistair Beaton, una sátira política que habla sobre la relación del hombre con el poder y cómo se articula el poder a través de la palabra, en tono de comedia y sin pretender dar una moraleja ni hablar de un color u otro, sino del sistema político actual".

Televisión

Vengo del teatro y me tira mucho pero me gusta esta profesión en cualquiera de los medios y no descarto nada El actor ha vuelto a la televisión después de varios meses de ausencia tras la serie Luna, el misterio de Calenda y participa ahora en la grabación B&B, de boca en boca con Belén Rueda, la próxima apuesta de Telecinco.

"La televisión −reconoce Perea− llega a mucha gente ya que el teatro puedes llegar a unas 20.000 personas sumando todas las actuaciones en un año pero la tele en un capítulo llegas a dos millones y medio de personas, con lo cual no se puede competir".

Tras hacerse famoso a partir e 2003 con la serie Los Serrano −en la que participó durante tres años−, Fran Perea destaca que las tablas es lo que más le satisface: "Vengo del teatro y me tira mucho pero me gusta esta profesión en cualquiera de los medios y no descarto nada".