El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA), en el marco de la operación 'ARGOS', desarrollada desde el pasado mes de diciembre contra el tráfico ilegal de animales ha intervenido 595 animales de compañía procedentes de la República Eslovaca que estaban siendo introducidos en España y Portugal de forma irregular.

En el marco de esta operación la Guardia Civil ha inspeccionado a 21.340 animales de compañía en las 2.208 actuaciones que se han realizado en establecimientos dedicados a la venta de animales, según han informado fuentes del Instituto Armado en un comunicado.

Asimismo, han sido imputadas 16 personas por la venta y traslado desde países del este de Europa en vehículos inadecuados de los animales, falsificando pasaportes, certificados y exámenes veterinarios, y se han formulado 1.309 denuncias por infracciones penales y administrativas.

Las investigaciones se iniciaron cuando los agentes tuvieron conocimiento que estos animales podrían estar siendo importados con documentación irregular, tras haber sido adquiridos a precios muy bajos, incumpliendo las medidas sanitarias y sustituyendo, una vez en territorio español, el pasaporte que amparaba su transporte con otros documentos no válidos, llegando a falsificar su 'pedigrí' en alguna ocasión.

Por ello, el SEPRONA estableció un dispositivo de inspección, vigilancia y control contra el tráfico ilegal de animales de compañía (especialmente cachorros de perro). Desde el inicio del mes de diciembre se vienen llevando a cabo numerosas actuaciones, inspección e intervenciones que tienen como finalidad proteger al consumidor de este tipo de fraude.

Delincuencia organizada

Las redes de delincuencia organizada que actúan en este ámbito son conocedoras de las vulnerabilidades del consumidor por su desconocimiento de los trámites y requisitos para adquirir esa mascota. Estas organizaciones aparentan tener una consolidada red de distribución con despliegue en todo el territorio nacional, aprovechando el despliegue de puntos de venta ya existentes.

El objetivo de la Guardia Civil es asegurarse de que el ciudadano que quiere adquirir la responsabilidad de acoger a una mascota en su hogar, reciba al animal con todas las garantías de que no haya sido objeto de estafa, que cumple las expectativas que le han prometido, que pertenecen a la raza o especie que deseaban comprar y que esta mascota tiene una procedencia legal.

Con estas inspecciones se trata también de determinar si las mascotas que se comercializan tienen correspondencia con la documentación que les acompaña, si las edades y el estado de salud son concordantes y satisfactorias y si se está adquiriendo una mascota que no haya sido sustraída a su propietario legal.

Las actuaciones llevadas a cabo por la Guardia Civil han podido determinar que el movimiento de mascotas tiene lugar por vías terrestre, marítima y aérea. Nuestro país es receptor de mascotas procedentes de otros países sobre todo Eslovaquia, y desde España salen igualmente mascotas con destino a otros países de la Unión Europea tales como Alemania e Italia por lo que también se trabaja para proteger a los consumidores de otros países.

Consejos prácticos para adquirir una mascota

La Guardia Civil ha ofrecido consejos a la hora de adquirir una mascota. Así, hay que concienciarse a la hora de adquirir una mascota (perro, gato, ave, reptil), de que el animal necesita nuestra atención y precisa de unos mínimos cuidados.

Debemos adquirir nuestra mascota en un centro autorizado para la venta de animales, solicitando información sobre su origen real, pidiendo el pasaporte sanitario que le corresponde para poder comprobar que tiene el microchip y que éste coincida con el que figura en el documento.

Asimismo, conocer las vacunas que precisa nuestra mascota, las que tiene y dónde le han sido puestas, y a la vez verificar el estado sanitario del animal por el informe correspondiente que nos dará el propio vendedor. Además, hay que conocer su estado de salud, evitando igualmente que una posible enfermedad contagiosa pueda perjudicar la salud de otras mascotas existente en el hogar.

Mirar la fecha de nacimiento que figura en el pasaporte o cartilla sanitaria de nuestra mascota para saber si ha sido importado desde otro país al nuestro; solicitar información sobre el tiempo de cuarentena que nuestra mascota ha estado en el comercio desde que fue importado hasta que ha sido vendido, estar especialmente sensibilizado en cuanto a las garantías ofrecidas, documentación y estado de salud de la mascota.

Finalmente, proceder a denunciar ante la Guardia Civil o ante cualquier cuerpo policial o reclamar en las oficinas del consumidor cualquier anomalía que detectemos en un comercio donde se vaya a adquirir una mascota.

Consulta aquí más noticias de Murcia.